Sidebar

26
Lun, Feb




 

Clausura PRIMER DIPLOMADO DERECHOS LABORALES Y SINDICALES auspiciado por la CUT Bogotá Cundinamarca, Escuela Aury Sara Marrugo, la USO, Sintratelefonos, Anthoc, Sindicato Global INDUSTRIALL, Sintraupn, Trabajo Digno Carajo, Periódico Desde Abajo, Colectivo Flora Tristán, Sunet Bogotá, Grupo de Investigación GSEID-UN la CIEP y el equipo de Conferencistas Cesar Giraldo, Mauricio Archila, Renán Vega, Cristóbal Silva, Yuly González. Continuamos aportando a la formación de líderes y lideresas para una Colombia con Trabajo Digno con derechos fundamentales.

El Diplomado se desarrolló en la sede sindical de Sintratelefonos durante más de dos meses; y el pasado sábado 22 de julio fue su fin. Contó con la participación de trabajadores de bases, líderes sindicales y comunidad en general.

La Asociación Distrital de Educadores -ADE- hace un sincero reconocimiento a todo magisterio colombiano, pero especialmente al valiente magisterio Bogotano que mantuvo la presión en las calles de la ciudad, muchas de ellas acompañados por compañeros y compañeras de Cundinamarca organizados en ADEC; Hoy quiero manifestar un merecido reconocimiento a los miles de maestros y maestras que durante 36 días estuvieron en las calles de Colombia para unirse en una sola voz por la defensa de la educación pública estatal, por una educación para nuestros niños y jóvenes del país, por derechos de los educadores y por enfrentar al gobierno y sus políticas neoliberales que criminalmente se aplican en la Educación.

Así, en cada una de las actividades programadas se reflejó la creatividad del magisterio bogotano que con su alegría mantenía en alto el ánimo con las arengas, cantos, comparsas, “al aire libro” con la lectura en los espacios públicos. Hacemos un especial reconocimiento a la Batucada y las Danzas de la ADE que mostraron el compromiso, la unidad y la solidaridad que hizo posible cada uno de los propósitos en las actividades programadas. Gracias a esa fortaleza demostrada en la organización y capacidad de lucha, logramos desenmascarar a este gobierno entregado a los intereses de los empresarios, pero también desenmascarar y al arbitrario de Peñalosa que quedó como un dictadorzuelo y un perseguidor de los maestros.

No existe duda que el país se sintonizó con la movilización del magisterio colombiano. Así, se generó una opinión de respaldo popular a las causas de los maestros colombianos. Esta audiencia de toda la comunidad colombiana descalificó y rechazó el tratamiento represivo hacia los docentes con el vil ataque del SMAD. En Bogotá, por la arrogancia de la administración distrital y la represión peñalosista, sumado a las amenazas de la ministra, generó un espacio para seguir impulsando con las comunidades la revocatoria del Alcalde Peñalosa con sus falsos títulos. Pero también para desenmascarar a una ministra que no conoce ni le interesa la educación del pueblo.

Uno de los primeros impactos del paro es que por fin el gobierno reconoce que existe una injusta desfinanciación de la educación pública, provocada por la reforma a las transferencias en el 2001 impulsada y gestionada por Pastrana como presidente y por Juan Manuel Santos como Ministro de Hacienda. Desde ese entonces, el sistema económico le ha negado a la educación más de 73 billones de pesos. Esta falta de recursos hizo que el gobierno gestionara una adiciòn presupuestal de 1.18 billones de pesos para poder terminar el año; Dentro de los acuerdos se resalta ahora el compromiso de hacer una reforma estructural y constitucional al Sistema General de Participaciones que permita garantizar en forma progresiva los recursos para educación; Además, esto hace que se ponga en discusión los recursos para la salud, el agua potable y el saneamiento básico, que es una lucha de todos.

Bien vale la pena luchar cuando escuchamos a muchos estudiantes y ciudadanos decir: “GRACIAS PROFES POR ENSEÑARNOS A LUCHAR POR NUESTROS DERECHOS”
Felices y merecidas vacaciones en familia.


William Agudelo Sedano
Presidente ADE

 Históricamente los maestros y en general las comunidades educativas han librado luchas que redundan en el mejoramiento paulatino de las condiciones laborales y en general de la educación pública estatal; en tal sentido, es preciso reconocer la fortaleza, la valentía, la disciplina y el afecto a la labor docente, evidenciada por todos y todas las docentes durante el pasado PARO NACIONAL INDEFINIDO DEL MAGISTERIO COLOMBIANO; este combativo paro logró de manera significativa, concienciar a las comunidades sobre la importancia de proteger y fortalecer la educación pública estatal en condiciones dignas y entre otros aspectos logró:

Declaración pública
DESPLIEGUE POLICIAL PARA REPRIMIR MOVILIZACIÓN

Haz clip sobre la imagen para acceder al PDF de la Declaratoria

UTOPÍA - AVIANCA MONOPOLIO: PAN Y PEDAZO

Se oculta que la crisis aérea es por el carácter monopólico de AVIANCA, y las artimañas del dueño en el conflicto laboral con los pilotos, para obtener un pedazo más de utilidades a costa del trabajo de sus empleados.

AVIANCA creó un pacto colectivo, figura legalizada en la ley 50 de 1990, por ponencia del senador Alvaro Uribe, cuyo fin es eliminar sindicatos, ofreciendo prebendas salariales y sociales a los trabajadores, en mejores condiciones que el contrato colectivo o convención colectiva, con la imposición de no afiliarse al sindicato. Pacto que se hizo con la Organización de aviadores de Avianca, ODEAA, organización no sindical, que asocia a un grupo de pilotos y hace paralelismo a la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, ACDAC, sindicato de pilotos que trabajan en las empresas aéreas colombianas, que en la pasada negociación ganó el pulso al extranjero dueño de AVIANCA, al lograr, por medio tutelas el reconocimientos de los mismos derechos que se le dio a afiliados sindicales para que se salieran de la organización.

Con la presencia de 170 participantes de 46 sindicatos y 8 departamentos, sesionó el X Encuentro Nacional Estatal, los días 15 y 16 de septiembre de 2017.

Este Encuentro hizo un gran énfasis en el análisis de la situación política nacional, en la continuidad en la aplicación del modelo neoliberal por parte del gobierno del Presidente Santos, de los incumplimientos del mismo con diferentes sectores sociales, y ha acordado la necesidad que el movimiento sindical estatal conmine al gobierno a cumplir el acuerdo de paz suscrito con las FARC y a profundizar los diálogos con el ELN, con el fin que se llegue a un acuerdo con este grupo insurgente.

Frente a los incumplimientos con los pensionados, con las madres comunitarias, y quienes devengan los recargos nocturnos en el sector privado, se llamó a realizar la más amplia unidad y movilización para el cumplimiento de estos acuerdos.

Se pronunció el Encuentro fuertemente contra la pretensión del sector financiero, agrupado en ANIF y del gobierno de incrementar la edad pensión a los 67 años para hombres y mujeres.

Se concluyó que los estatales enfrentamos, entre otras dificultades, las siguientes:

1.La dispersión sindical y la aparición de nuevas “centrales”, cuyo objetivo sindical no está claro.
2.La negativa a las garantías sindicales por parte de los nominadores, en particular los permisos sindicales.
3.El incumplimiento de los acuerdos laborales surgidos de la negociación colectiva de los empleados públicos por parte del gobierno nacional y los territoriales.
4.La aplicación a raja tabla de un concepto del Consejo de Estado que ha permitido que varios nominadores abusando de su autoridad, suspendan el pago de algunas primas a los empleados del orden territorial.
5.La vigencia de la Ley 617/2000 que limita los gastos de funcionamiento y por lo tanto la ampliación de las plantas de personal.
Frente a estas dificultades se acordó por unanimidad un plan de acción que se podría sintetizar de la siguiente manera:

1.Se aprobó impulsar como eje central de la lucha de los empleados públicos, la ampliación de las plantas de personal, iniciando esta batalla con un derecho de petición a las entidades y articular la lucha jurídica, política y la movilización social.
2.Participar en el Foro convocado por Fecode el 27 de septiembre por el incremento de los recursos del Sistema General de Participaciones.
3.Participar activamente en la Minga y la Gran Jornada de Protesta del 12 de octubre, reivindicando el pliego de 15 puntos presentado por CUT, CTC y CGT, presentado al gobierno en el año 2016. Los estatales se movilizarán ese día por la ampliación de las plantas de personal y el trabajo decente. En Bogotá se propone una movilización a la Función Pública.
4.Participar en la Jornada Continental del 16 de octubre contra el Neoliberalismo.
5.Participar el 10 de diciembre en las diferentes actividades en defensa de los derechos humanos.
6.Visita a los parlamentarios para que se agilice el trámite de los siete proyectos de ley radicados en el Congreso, fruto del acuerdo estatal.
7.Se acordó apoyar todas las acciones que realicen los sindicatos territoriales por el cumplimiento de los acuerdos laborales, en particular, Cali – Valle, Cartagena – Bolívar.
8.Se acordó brindar la más amplia solidaridad a Sintraunicol en la Universidad del Tolima en su lucha por el trabajo decente y contra el clientelismo político.
9.Respaldar con movilización social el Proyecto de Ley “Por medio de la cual se dictan disposiciones en materia de participación ciudadana”, que acordamos y presentamos como propuesta autónoma del movimiento social y sindical.
10.Llamar a los trabajadores a la participación política, apoyando aquellas propuestas de candidatos que defiendan los intereses de los trabajadores y apoyen sin condicionamiento alguno el proceso de paz.
11.Llamamos a los sindicatos de los entes territoriales a incidir en el presupuesto de la entidad para que se incluyan partidas, para la ampliación de la planta de personal.

CUT – CTC - CGT
FENALTRASE, FECOTRASERVIPUBLICOS, UTRADEC, UNETE

Con el incremento en el salario mínimo también cambiaron los costos de los servicios de salud en Colombia. Consulte cuánto deberá pagar dependiendo de sus ingresos y del régimen al que pertenezca.

Subió el salario mínimo 5,9 por ciento y con él algunas obligaciones de los colombianos en el año que inicia. Es el caso de los copagos y las cuotas moderadoras que se deben pagar por los servicios de salud, con algunas excepciones particulares.

Las cuotas moderadoras, también llamadas “bonos”, se deben cancelar por servicios de consulta externa médica, odontológica, de especialistas, paramédica y de medicina alternativa aceptada, también para fórmula de medicamentos para tratamientos ambulatorios. Según la norma, esta se cobrará por la totalidad de la orden expedida en una misma consulta, independientemente del número de ítems incluidos.

Puede leer: Los cinco retos de la salud en Colombia

Para las personas que hacen parte del régimen contributivo los costos son los siguientes: quienes ganan menos de dos salarios mínimos, categoría A, pagarán 3.000 pesos (100 pesos más); quienes ganen entre dos y cinco salarios mínimos, categoría B, pagarán 12.000 pesos (700 pesos más) y quienes ganen más de cinco salarios mínimos deberán cancelar 31.600 pesos (1.700 pesos más). En cuanto a las personas que pertenecen al régimen subsidiado, estas no pagarán cuotas moderadoras.

Los copagos, la parte del valor del servicio que pagan los beneficiarios de acuerdo al ingreso del cotizante, también subieron de costo. La suma de todos los copagos de un mismo afiliado en el año no podrá ser mayor al valor máximo establecido. Para el régimen contributivo los costos son los siguientes: en la categoría A será de hasta de 449.214 pesos; para la categoría B de 1.796.856 pesos y para la C de 3.593.713. En todos los casos el costo aumentó un 5,9 por ciento respecto al 2017.

En el régimen subsidiado las tarifas son distintas. El copago tendrá un valor máximo por evento de 390.621 pesos, y un valor máximo por año de 781.242 pesos.

Puede leer: Cómo comprar medicinas

Sin embargo, es clave recordar que hay personas que no deben pagar copago. Se trata de los niños en su primer año de vida, las personas con clasificación uno mediante encuesta del Sisben, los habitante de calle, las personas que han sufrido el desplazamiento forzado, indígenas y niños abandonados y mayores de un año.

Información tomada de semana.com

El sistema de salud colombiano ha mejorado durante los últimos 24 años, logrando altos niveles de cobertura, incrementos en la expectativa de vida y reducciones en la mortalidad infantil.

Información tomada de El Espectador-Salud 8 Dic 2017 Redacción salud

En América Latina los sistemas de salud de Cuba, Costa Rica y Chile tienen los mejores resultados.

Japón, Suecia, Noruega, Holanda e Italia son los países que cuentan con sistemas de salud con mejor desempeño en el mundo, así lo demuestra el estudio Rasgos Distintivos de los Sistemas de Salud en el Mundo, 2017, realizado por la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) en una evaluación a los sistemas de salud de 99 países.

En esta clasificación, Colombia ocupa el puesto 48 del ranking con un índice de 80.6 sobre 100. El índice combina variables como resultados en salud, infraestructura, financiación, gobernanza y de estructura al tiempo que relaciona estos datos con el índice de desarrollo humano e índice de percepción de corrupción de los 99 países evaluados.

En términos generales el país se ubicó  6,2 puntos por encima del promedio general que fue de 74.4. Al comparar el sistema nacional de salud con los países de la región de las Américas es superado por Panamá que obtuvo 81.0, Argentina con 81.3, Uruguay con 85.0 puntos, Costa Rica 87.3, Estados Unidos 90.0, Cuba 91.4 y Canadá con 96.4 puntos.

“Los países de mejor desempeño se caracterizan por gastar en salud en promedio entre 10,07% y 9,85% de su PIB; su gasto de bolsillo es bajo, oscila entre el 12,13% y 17,13 %; tienen un bajo nivel de riesgo de gastos catastróficos para la atención quirúrgica y está entre 2,29% y 7,29%. Respecto a la infraestructura tienen entre 3,46 y 3,44 médicos por cada 1000 habitantes, además, son países con alto índice de desarrollo humano y bajos niveles de corrupción”, comentaron en un comunicado los encargados del índice.

Los países con peor desempeño fueron República del Chad, Angola, Mali, Afganistan y Camerúm. En estos casos los factores en común son una baja inversión con respecto al PIB, el gasto de bolsillo es alto y representan entre el 38,9% y 47,86% del gasto total en salud, el riesgo de gastos catastróficos para la atención quirúrgica es alto y son países con bajo nivel de desarrollo y altos índices de corrupción.

Colombia en las variables de infraestructura y financiación tiene aproximadamente 2 médicos y 1,5 camas hospitalarias por cada 1000 habitantes; el gasto en salud como porcentaje del PIB es de 7,20 % y el gasto de bolsillo corresponde al 15,35 % del gasto total en salud.

“El sistema de salud colombiano ha mejorado durante los últimos 24 años, logrando altos niveles de cobertura, incrementos en la expectativa de vida y reducciones en la mortalidad infantil, sin embargo, respecto a los niveles alcanzados por las naciones posicionadas en los primeros lugares del ranking, se encuentran aún brechas significativas lo cual evidencia que aún quedan lecciones por aprender de aquellos que son modelo en el mundo”, concluyeron los autores del trabajo.

Por segunda vez se presentó el índice de salud en Colombia, que quedó en 64 sobre 100. Este año la preocupación se centró en los accidentes de tránsito y los problemas de salud mental.

El jueves se dio a conocer el índice de salud, una iniciativa del observatorio Así Vamos en Salud para evaluar el sistema a nivel nacional. Este año, la cifra total subió de 62 puntos a 64. “Pasamos raspando el año, pero no hay espacio para complacencias”, dijo el ministro Alejandro Gaviria en un mensaje de video divulgado durante el evento. Los cambios globales no son notorios, aunque representan una mejoría de dos puntos. “Esto es lo esperado; no hay cambios dramáticos pero cuando se hace un ‘zoom’ en cada eje –situación de la salud, institucionalidad, percepción y financiamiento- se encuentran temas importantes”, señalo Augusto Galán Sarmiento, director del observatorio.

Por ejemplo, el eje de situación en salud, que describe cómo se sienten los colombianos en esta materia, disminuyó frente al año anterior en solo un punto, de 79 a 78. Pero la razón del descenso es muy relevante. Como explica Galán, ese punto tiene que ver con la tasa estimada de mortalidad por accidentes de tránsito por cada100.000 habitantes, que si bien mantuvo un mismo resultado bruto, presentó un ajuste al compararlo con los registros internacionales. Esto hizo que el indicador cayera 25 puntos. Lo importante es que en Colombia los accidentes de tránsito son un problema de salud pública y eso además de preocupar “indica que la salud es mucho más que EPS, batas blancas y fonendoscopios”, dice el médico. “Vivimos pendientes de las EPS, pero la salud es más integral que eso”, agrega.

Puede leer: Niño con epilepsia en Medellín busca con urgencia una cirugía

También resultó inquietante la situación de salud mental, pues aunque la tasa de homicidios se mantuvo igual, aún es muy alta para los estándares internacionales. Otro eje, el de la percepción ciudadana, que mide la experiencia de los usuarios en el sistema de salud, bajó de 69 a 63 debido principalmente a la queja generalizada por la falta de acceso oportuno a los servicios. Este problema se corrobora en el eje de efectividad institucional, que mide la cobertura, disponibilidad y oportunidad de la atención, en la que se observó que esta no se ajusta aún a los tiempos máximos que exige la ley.

El eje que más repunte tuvo fue el de la financiación, que busca evaluar el sistema de las perspectivas macro y microeconómicas. Pasó de 37 a 55 puntos porque este año se incluyeron, además de las finanzas de las EPS, los balances financieros de clínicas y hospitales y de la industria farmacéutica. “Eso da resultados positivos al agregar la solvencia y rentabilidad de esas entidades, pero no quiere decir que estemos bien en esa materia”, dice Galán. Si bien en estos balances financieros les va peor a las EPS que a las IPS y a la industria farmacéutica, se pudo establecer que el problema de las finanzas del sistema es de liquidez.

Le recomendamos: Qué hacer con la rodilla

En las regiones la situación es diferente, pues cuando se mira por departamento se observan que muchas IPS presentan crisis. Y es que por primera vez el índice se extendió a los departamentos, lo que permitió ver en detalle el sistema. Pero en estas zonas falta información, y eso implicó hacer el índice con solo 61 indicadores y no con 75. Por esta razón, los índices nacional y departamental no se pueden comparar, ni los datos sobre el gasto financiero del régimen contributivo por departamento. Por eso Galán hace un llamado para que las entidades territoriales logren tener mejores fuentes de información.

Teniendo en cuenta que la salud va de la mano con el desarrollo, cada región se clasificó en categorías. La percepción en salud resultó más dura en los departamentos de mayor nivel socioeconómico, y por eso estos son los más castigados en ese aspecto. Los investigadores mostraron inquietud por Valle del Cauca, pues dentro de su categoría quedó en el último lugar con un puntaje de 59 sobre 100.

Le sugerimos: Los cinco retos de la salud en Colombia

El objetivo de esta herramienta es recoger la información del país en materia de salud para que de ella surjan soluciones a muchos de los males que aquejan al sistema. Para más información sobre el índice vea www.asivamosensalud.org.

 

Información de Semana.com