Sidebar

25
Lun, Jun

Economía
Typography

En el escritorio del ministro de Trabajo se encuentran las solicitudes de despido colectivo de Hyundai, Archies y Pacific para retirar del mercado a 8.400 trabajadores.

La generación de nuevas plazas laborales es el dolor de cabeza de cualquier gobernante y uno de sus principales retos es mantener la tasa de desempleo en un solo dígito, garantizando que las entidades públicas y la industria privada puedan mantener y sobre todo garantizar nuevos puestos de trabajo.


Las cuentas más recientes del DANE revelan que entre julio y septiembre de este año el número de personas ocupadas en Colombia se incrementó en 1,5 %, al sumar 22 millones de trabajadores, frente a igual período de 2014, aunque empiezan a brotar hechos de grueso calibre que ponen en riesgo el mantener estas cifras oficiales.

De acuerdo con el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, en una entrevista concedida al “Salmón”, la publicación económica de El Espectador, actualmente tiene sobre su escritorio la solicitud de tres empresas pidiéndole la autorización para realizar despidos masivos. “Hay actualmente tres empresas pidiéndome despidos masivos: Hyundai pide 4.000, Pacific 3.200 y Archies 1.200. Y yo les he dicho que no soy un notario ni un liquidador, yo vengo a generar empleo y no desempleo. Lo cual me pone en un debate muy duro, porque me tienen que justificar muy fuerte esos despidos”.

Para Iván Daniel Jaramillo, investigador del observatorio laboral de la Universidad del Rosario, la situación actual de la economía colombiana con factores de desaceleración económica, crisis petrolera y un índice de precios al consumidor por encima del 5 % genera los escenarios propicios para que estos despidos ocurran. “Esto está llevando a una desocupación en aumento y la generación de empleo no es de política laboral, sino de macroeconomía, que son los factores que perfeccionan la generación de empleo, porque se depende directamente de que la economía crezca para tener mayor productividad y poder tener los puestos laborales que se necesitan”.

Según el informe de trabajo decente del observatorio laboral de la Universidad del Rosario, al cierre del año pasado el Ministerio de Trabajo recibió 53 solicitudes por parte de empresas para realizar despidos, de estos se autorizaron nueve, lo que conllevó a dejar por fuera de las filas laborales a 410 trabajadores. El Rosario agrega en su estudio que en lo corrido de 2015 a agosto pasado, el ministerio que lidera Lucho Garzón ha recibido 35 solicitudes, de las cuales autorizó 11 procesos despidiendo a 286 trabajadores.

A las pretensiones de Hyundai, Pacific Exploration & Production (antes Pacific Rubiales) y Archies se suman las que denuncia el actual presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), Luis Alejandro Pedraza: “las empresas que están haciendo los contratos de administración y explotación a la Drummond están pretendiendo despedir a 1.450 trabajadores que están con contratos indefinidos, para cambiarlos por nuevos trabajadores temporales”.

El dirigente sindical manifiesta que “las multinacionales se benefician de las políticas que ofrece el Gobierno para su actividad interna y cuando se trata de asumir responsabilidades en medio de las circunstancias económicas que atraviesa el país, optan por sacrificar puestos de trabajo y apretar al máximo sus planes de inversión”, advirtiendo al mismo tiempo que el Gobierno se ha encargado de estimular la inversión extranjera y desestimular la industria local “y por eso vemos este tema como muy grave para las familias de estos trabajadores que van a ser afectados por estas empresas”.

Según expertos en el tema, el Ministerio de Trabajo, después de analizar las peticiones de las empresas y verificar las razones por las cuales quieren despedir a esta gran cantidad de empleados, podrá tener una respuesta concreta durante el primer trimestre del próximo año.

[FUENTE: http://www.elespectador.com/noticias/economia/masacre-laboral-vista-colombia-tres-empresas-quieren-re-articulo-597929]