Sidebar

16
Dom, Dic

Economía
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Caracol televisión, en su programa séptimo día, presentó un informe sobre lo que viene pasando con las cooperativas de papel. A primera vista, quien no conoce a fondo como funciona el cooperativismo, pudo haber quedado preocupado y muy seguramente pensando sobre documentos firmados como pagares o libranzas.

La superintendencia de la economía solidaria sabe que estas entidades existen, y por ser el ente que nos regula, saben donde están; la gran pregunta que nos hacemos es ¿Por qué no les hace seguimiento?, ¿Por qué no atiende el clamor de personas que están siendo estafadas?, ¿Por qué no tiene el mismo rigor que lo hace con las cooperativas que si cumplimos?, es decir con las que mensualmente entregamos los reportes, que pagamos nuestro aporte, que pedimos asesoría, en fin, que somos legales. Confirmamos una vez más, que la economía solidaria no es importante para el Gobierno, que, si bien existe un ente de control como la super solidaria, éste, o no tiene todos los mecanismos y el personal para controlar, o se hace el de la vista gorda.


"Los créditos rápidos y fáciles nos sacan de apuros, pero si usted no se fija, lo mete en problemas, de los cuales difícilmente podrá salir; así, es que ojo con lo que se firma y a quien se lo firma.
Un viejo refrán dice: “hombre prevenido vale por dos”.

El gobierno Nacional, a través de la cámara de comercio, permite la creación de las cooperativas; de igual manera, la ley 1527 de 2102, crea los mecanismos para que las entidades, en este caso las cooperativas, puedan hacer los procesos y convertirse en operadoras de libranzas. Para este proceso, se tiene que demostrar la legalidad de la cooperativa, el origen de los recursos captados, los estados financieros, su representante legal; entonces, la otra pregunta es ¿Por qué permiten que funcionen entidades de dudosa procedencia y de dónde provienen los dineros con los cuales hacen sus créditos?

Es cierto que cuando tenemos una necesidad, sobre todo económica, acudimos a la primera persona o entidad que nos tienda la mano; sin embargo, nos quedan algunas experiencias que debemos tener en cuenta, si no queremos pasar por los abusos que cuenta el documental. Hay que mirar qué documentos firmamos, cuál es la tasa de interés, cuál es el plazo, preguntar qué tipo de pagos adicionales hacemos y leer con detenimiento la letra menuda.

No nos dejemos deslumbrar por el otorgamiento de créditos con tanta facilidad. De esas gangas no dan todos los días; las cooperativas serias y legales tenemos cuidado en la colocación, tenemos agencias reconocidas y en un mismo lugar, le avisamos a los asociados si algún hecho anormal ocurre en la atención, tenemos mecanismos para que usted le haga seguimiento a sus créditos.

Los créditos rápidos y fáciles nos sacan de apuros, pero si usted no se fija, lo mete en problemas, de los cuales difícilmente podrá salir; así, es que ojo con lo que se firma y a quien se lo firma. Un viejo refrán dice: “hombre prevenido vale por dos”.

Por: Carlos Arturo Rico Godoy.
Tesorero: Cut Bogotá Cundinamarca