Sidebar

25
Vie, May

Por Adrián Vásquez
Investigador de la ENS

Ante los bajos precios internacionales del petróleo, el panorama laboral en este sector de la economía se ve hoy bastante sombrío, tanto con Colombia como en los países que basan la mayor parte de sus ingresos en la explotación de hidrocarburos.

Leer más: "Bajos precios del crudo y despilfarro estatal oscurecen panorama laboral en sector petrolero"

El debate convocado por el Congreso del martes acerca de los posibles sobrecostos en Reficar arrojó múltiples revelaciones escandalosas en el destino de estos recursos. La Unión Sindical Obrera estuvo presente y expuso que deben definir los verdaderos responsables del desfalco.

Leer más: "La USO exige claridad de sobrecostos en Reficar y pide que no sea excusa para frenar el PMRB"

La nación latinoamericana

 

Las tareas de las jóvenes repúblicas

 

Pascual Amézquita Zárate

Docente universitario

Ph. D. en Economía

 

 

Retomando el hilo: Finalizando la década de 1820 América Latina logró la casi total expulsión de las tropas españolas luego de siglos de opresión colonial.

 

La posguerra de independencia

 

Terminada la época colonial con la derrota infligida a los españoles, se abrió para América Latina una etapa nueva en su historia, que se extendería durante el siglo XIX.

 

Sobre los hombros de los americanos reposaban titánicas tareas que pueden sintetizarse en tres, cuyo desarrollo ocupará esta crónica en las entregas siguientes: Construir un nuevo Estado en muchos aspectos, edificar un modelo económico y, en medio de todo, evitar que los poderes coloniales europeos reconquistaran la región.

 

El nombre del subcontinente, América Latina (Latinoamérica) da un indicio de lo que estaba aconteciendo. Promediando el siglo XIX los franceses, luego del desastre que significó la venta –privatización diríamos hoy– de Luisiana a los gringos, acentuaron su expansionismo. Un paso simbólico fue acuñar el término Latinoamérica. Con ello fueron creando un argumento para su intromisión, encubierta como intención de ayuda: Nosotros éramos, según esa denominación, hijos de un grupo cultural europeo que hunde sus raíces en la cultura latina (uno de los nombres dados a la cultura romana). De ese grupo latino hacen parte España, Portugal y Francia.

 

Es decir, América Latina, el nombre puesto por los franceses al subcontinente, era el anuncio de su intención de ejercer su poder acá, como en efecto lo lograron en México.

 

Así que los jefes de la independencia ahora tenían ante sí unas nuevas tareas en la posguerra. Por consideraciones expositivas, se hará mención primero a la tarea política, la creación de los estados-nación.

 

Conformación del Estado-nación

 

 

Al otro día de la última batalla de la independencia los latinoamericanos contaban con un activo nada despreciable, pero que a la postre se dejó de lado en la construcción de la nueva América. Ese invaluable activo era el sentimiento de nación.

 

Como se ha anotado en este recuento, la nación es la identidad de un conjunto de personas (de un pueblo) en torno a muchas cosas, como idioma, costumbres, creencias, mentiras compartidas, propósitos comunes, que se ponen al servicio de un modelo económico a través de un Estado.

 

Los españoles, a sangre y fuego, con un costo humano incalculable, durante los tres siglos de colonización fueron formando, muy a su pesar, una identidad nacional, americana. Destruyeron en buena medida todo lo indígena y con los restos, mezclados con los aportes peninsulares, crearon una nación, un pueblo, el americano, que con el pasar de los años fue sintiéndose diferente al español.

 

Bajo esta óptica era relativamente lógico suponer que de las excolonias españolas se crearía un solo país, para llamarlo con la denominación actual. O quizá dos, si se acepta que hay ciertas diferencias nacionales entre los habitantes americanos que fueron colonia portuguesa y los que fueron colonia española.

 

Por la época en que Napoleón iniciaba su expansión por Europa, el presidente estadounidense Thomas Jefferson vislumbró nuestro futuro promisorio y alertó a sus conciudadanos: “La geografía de sus países parece indicar que se formen tres confederaciones: 1. el que está al norte del istmo; 2. el que está al sur de él en el Atlántico; y 3. La parte sur del Pacífico”.

 

Pero las erróneas decisiones de grandes gobernantes como Iturbide en México, Bolívar en la parte norte y San Martín en la parte sur de la región, más la mirada parroquial y de corto plazo de un grueso número de dirigentes locales, dio al traste con ese propósito.

 

Esta balcanización de la poderosa América Latina fue un nefasto resultado de tantos siglos de dominio: Cuando se obtuvo la independencia había muy poca, por no decir que nula, experiencia en los asuntos de gobierno.

 

Una diferencia con lo que ocurrió en Estados Unidos está en este punto: Allá los ingleses no tenían interés diferente a cobrar impuestos a las familias que colonizaron el oriente de ese país, y permitieron una suerte de autogobierno, que capacitó a muchos colonos en el ejercicio del poder local.

 

España, por el contrario, por la gran riqueza de esta región, no permitió ese aprendizaje. Las guerras intestinas, por ejemplo durante la mal llamada “Patria boba” (hacia 1812), no dejan de reflejar esa carencia: la incapacidad de los criollos para gobernar, que se tradujo en feroces peleas entre los mismos criollos. Por supuesto que si el dominio colonial español se hubiera extendido más décadas, el resultado hubiera sido peor, como ocurre en África, otra víctima de esta tragedia de no contar con una clase dirigente experimentada.

 

Los mapas que acompañan este texto muestran el fenómeno tratado: El mapa 1 la gran extensión del imperio español en América, y el 2 los países que surgieron en la independencia y las guerras fronterizas durante el siglo XIX.

 

Mapa 1. Límite y nombres del imperio español en América en 1800

 

Mapa 2. Repúblicas y guerras limítrofes en el siglo XIX

(Fuente: http://www.hechohistorico.com.ar/Archivos/Culturas_Antiguas/pais-global/mapa66.htm)

 

 

C O N V O C A T O R I A

PRIMER FORO NACIONAL FINANCIERO POR LA PAZ

 

Para: Organizaciones Sindicales Bogotá y Cundinamarca

 

De:   Comité Ejecutivo CUT Bogotá Cundinamarca

 

Compañeros y Compañeras:

 

Reciban cordial saludo del Comité Ejecutivo de la CUT Subdirectiva Bogotá Cundinamarca.

Leer más: "Invitación primer foro financiero por la paz - organiza UNEB- coadyuva CUT Bogotá Cundinamarca"

Efraín Olarte Olarte, veedor ciudadano del sector de hidrocarburos, asesor de la USO y asesor durante la Segunda Asamblea Nacional por la Paz, explicó los detalles del Proyecto de Modernización de la Refinería de Barrancabermeja. ¿Por qué el gobierno lo desestimó?

Leer más: "Privatizar Ecopetrol, la razón por la que el gobierno se niega al PRMB"

Más artículos...