Sidebar

20
Lun, Ago

Educación
Typography

El desarrollo del Paro Nacional del Magisterio representó un hermoso episodio en la historia de las luchas del magisterio colombiano. Hace mucho tiempo que no se veía el entusiasmo y el afán de los maestros por enterarse de la problemática que aqueja la educación colombiana. La participación lograda por el magisterio colombiano en este paro es muy alta, acercándose al 100%. Esta prolongada jornada de Paro ha fortalecido la conciencia de clase en el magisterio y la comunidad educativa, dejando en claro varias cosas que la ensalzan aún más:
Primero, que los educadores gozan del respaldo de las comunidades que se traduce en el acompañamiento y comprensión que hace posible mantener prolongadamente una huelga de esta naturaleza. Segundo, que el Paro no fue motivado por la mezquindad o el interés individual en asuntos de una simple bonificación o el incremento salarial, por el contrario, esta lucha pide que se asigne el presupuesto suficiente para garantizar que el sistema educativo Colombiano cuente con los recursos necesarios desde el SGP para su funcionamiento y pueda brindar a las clases populares una educación científica, humana y de calidad; tercero, renace una nueva generación de docentes que se inician al calor de la lucha en un aprendizaje por la defensa de los derechos y a participar en las decisiones de política educativa en el país; en este aspecto hay que resaltar la incorporación de nuevas formas de agitar las consignas de los docentes jóvenes a través de la incorporación de murgas, batucadas y cantos que impulsaron a la espontaneidad, la alegría y el compromiso de todos y todas las docentes. Inclusive, estas jornadas de protesta se combinaron con actividades simbólicas como los carnavales, performances, la lectura en las calles con “al aire libro”, las parodias con canciones que impulsaron mensajes alusivos a los motivos del Paro Nacional del Magisterio colombiano.

De esta forma, el mejor balance del Paro Nacional Indefinido del Magisterio Colombiano, además de algunos importantes acuerdos que rompen la lógica neoliberal, se traduce en la grata demostración del magisterio colombiano que volvió a la lucha acompañado de un contingente de nuevas generaciones que de forma combativa, alegre y decidida se midieron a confrontar el arrogante sistema económico Neoliberal de la administración Nacional.

Indudablemente, las bases se formaron al calor de la movilización y hoy más que nunca le pueden explicar a sus estudiantes y a la comunidad educativa como es el funcionamiento de esta sociedad desigual por la aplicación de un perverso modelo económico que privilegia a las multinacionales y a las oligarquías y castiga a las clases obreras y populares de Colombia. Con esta movilización renació la lucha del magisterio y la esperanza en otra Colombia posible.

CARLOS E GAVIRIA O.

Ejecutivo CUT- Btá-C/marca