Sidebar

29
Mié, Ene

Educación
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hace unas semanas la Contraloría General, en conjunto con la Universidad Nacional y la Red Universitaria Anticorrupción, entregó un preocupante informe que revela las inconsistencias que presenta actualmente el Plan de Alimentación Escolar, dificultades que Fecode ha denunciado en reiteradas oportunidades.

La contraloría delegada para la participación ciudadana entregó el diagnóstico perceptivo sobre el PAE, realizado en 31 municipios de 10 departamentos; el cual reveló que un 37% de la infraestructura de comedores es insuficiente, existe deficiencia en la dotación de los restaurantes y hay falta de seguimiento del programa. Además, indica que en un 35% no se cumplen los estándares de calidad y los insumos son insuficientes por parte de los operadores.

Luis Carlos Pineda, contralor delegado de Participación Ciudadana, explicó: “en lo que tiene que ver con los recursos, estos son insuficientes para la cobertura total del programa durante el año escolar, es decir, en algunos momentos se acaba el tema de la alimentación escolar, aunque el año no ha finalizado. Asimismo, los menús no se adecuan a las costumbres y culturas de cada región, esto es un tema de enfoque diferencial que se tiene que manejar desde la propia alimentación en los colegios y, obviamente, un tema que recoge la percepción tanto del estudiante de Leticia como del niño de Riohacha”.

Francisco Torres, integrante del equipo de Secretaría de Género de Fecode, complementa: “los inconvenientes del Plan de Alimentación Escolar continúan y siguen siendo en lo fundamental los mismos, existen problemas de cobertura porque el PAE no llega al 100% de los niños, lo cual termina siendo injusto y discriminatorio, los recursos no son suficientes, no se cuenta con la dotación adecuada, es decir, muchas instituciones no hay cocina, restaurante o el menaje adecuado, situaciones que afectan a los niños y jóvenes”.

La investigación demuestra que en un 18% de las instituciones se detectaron irregularidades en contratación y pagos, los operadores incumplen las condiciones de los contratos. En un 6% se identificó insuficiencia de recursos para la adecuada operación del programa. En 4% no hay cobertura para el 100% de los estudiantes durante el año escolar.

El contralor Pineda agrega, “se tienen que generar canales adecuados de control social en los momentos propios de la contratación para que se contraten las personas más idóneas y con las capacidades técnicas y financieras para poder cumplir con este programa. De ahí, que se haya encontrado que efectivamente no se están generando canales adecuados de control social al momento de realizar las contrataciones y, obviamente, también existe una deficiencia en la infraestructura de los restaurantes escolares, como en los temas de dotación, lo que evidencia que no se están garantizando adecuadamente los lugares y los espacios para atender el programa de alimentación escolar”.

A final de noviembre la Fiscalía desveló una nueva polémica, Alejandro Hernández Vidal, entre los años 2013 y 2016, fue ‘el Zar del PAE’ en la Costa Caribe. Manejó recursos por 726 mil millones de pesos a través de 1.520 contratos o convenios para la operación del programa en Córdoba, Sucre, Atlántico y La Guajira, mediante de varias fundaciones que suministraban los servicios a las uniones temporales. Pero la comida nunca llegó a los colegios, incluso empresas de mantenimiento de infraestructura terminaron facturando comida. Entre los capturados por el escándalo está el secretario de Educación del Atlántico, Dagoberto Barraza.

Información tomada de fecode.edu.co