Sidebar

23
Vie, Feb

internacional
Typography

Bruselas, 14 de julio de 2016 (CSI EnLínea): El poder de los trabajadores y trabajadoras organizándose para combatir la desesperación de la economía informal se revela en un nuevo informe publicado por Equal Times, que incluye estudios de casos de 17 países, documentando la acción sindical para formalizar el trabajo informal. El informe pone de relieve los éxitos de campañas sindicales de organización para transformar las vidas de recicladores de basura en Brasil; conductores de moto-taxi en Rwanda; trabajadores/as del hogar en Bélgica y en El Líbano; vendedores ambulantes en Ghana; artistas en Uruguay, y trabajadores y trabajadoras de muchos otros sectores en distintos países. Se pone de relieve la labor de la India's Self-Employed Women's Association (Sewa), en un país donde el 92% de la mano de obra es informal, mientras que en EE. UU. se examinan las alternativas laborales a la denominada economía "gig", donde las empresas emplean las plataformas de internet para romper las relaciones de empleo.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, comentó: "Al margen de los acalorados debates sobre el futuro del trabajo en reuniones y conferencias de alto nivel en todo el mundo, algunos continúan con el trabajo concreto de dar forma al futuro, organizando sindicatos y reforzando el poder de los trabajadores y trabajadoras, para conseguir que más del 40% de la mano de obra mundial tenga un empleo decente y formal. Cualquiera que dude de la eficacia de los trabajadores y trabajadoras ejerciendo su derecho fundamental a organizarse, quedará convencido de su valor una vez lean las pruebas concretas que aporta este informe".

El hilo conductor de todos los casos presentados en el informe es la utilización de un instrumento internacional, la Recomendación 204 de la OIT, que establece la manera en que los países deberían formalizar la actividad económica informal.

"Esto supone un claro ejemplo sobre los beneficios que las normas internacionales del trabajo pueden aportar, cuando los Gobiernos cumplen con sus responsabilidades y los trabajadores son libres de organizarse. Con sectores enteros del mercado de trabajo mundial fuera del ámbito de cobertura de la regulación y la protección a los trabajadores, y con peligrosas tendencias hacia la informalidad tanto en los países en desarrollo como industrializados, resulta urgentemente necesario que las lecciones que se desprenden de este informe, así como tantos otros ejemplos positivos de sindicalización, se extiendan a lo largo y a lo ancho. El mundo registra enormes niveles de desigualdad e inseguridad, que tienen graves consecuencias sobre las familias y comunidades, y que plantean una amenaza real a una economía sostenible, así como a la democracia y los derechos humanos. Todos los grandes avances en la historia han sido conseguidos por personas trabajando juntas, y este informe muestra que el poder de los trabajadores organizándose puede aportar trabajo decente, ahora y en el futuro", manifestó Burrow.