Sidebar

27
Dom, May

Noticias
Typography

II Tribunal Mundial…


Como una iniciativa formal de la Seccional CUT de Norte de Santander, de la Asociación de Abogados Laboralistas de Trabajadores – Asolaborales y la Federación Sindical Mundial – FSM realizamos con gran éxito el II TRIBUNAL MUNDIAL PERMANENTE DE LIBERTAD SINDICAL Y DERECHOS HUMANOS sobre Salud y Seguridad en el trabajo, convocado por la Asociación de Abogados Laboralistas de América Latina – ALAL, el cual sesionó en la ciudad de Bucaramanga durante los días 20 al 23 de julio de 2017.

El evento contó con la presencia de los Magistrados: Stephen Chedas en representación de CALL, Canadá, Antonio García en representación de Comisiones Obreras de España, Luis Carlos Moro en representación de ABRAT, AAJ y ALAL de Brasil, José Luis Contreras Montes en representación de ANAD, la CUT y la ALAL de México, César Landelino Franco en representación de ALAL de Guatemala y Lydia Guevara Ramírez en representación de la SCDLSS y la ALAL de Cuba.

Practicadas las pruebas de rigor consistentes en 200 documentos, 53 testimonios y videos, el Tribunal comprobó los atropellos, maltratos, intimidación, amenazas, asesinatos, acoso laboral y sexual, incumplimiento de sentencias judiciales y de los Convenios Internacionales, la desprotección en materia de salud y riesgos profesionales en particular de los maestros y de otros riesgos psicosociales físicos y organizacionales por incumplimiento de la seguridad social y la falta de control y vigilancia del Estado y sus instituciones gubernamentales, en especial el alto grado de impunidad y ausencia en sectores empresariales públicos y privados nacionales e internacionales y emitió sentencia condenatoria con fecha 23 de julio de 2017, contra el Estado Colombiano, conforme texto que publicaremos ampliamente.

Con el registro de 600 personas y la asistencia promedio y permanente de 400 participantes el TMPLSDH cerró su Segunda sesión en nuestro país, no sin antes recibir el inmenso aplauso y reconocimiento por su labor en América latina.

Por: Gladys Delgado de Rodríguez
Asolaborales