Sidebar

16
Mar, Oct

Opinión
Typography

{image}http://www.cutbogota.org/images/fabio martinez el tiempo.png{/image}

En los años setenta, Marx era una lectura obligatoria entre la juventud para poder comprender el funcionamiento de la sociedad capitalista. Cuando vino el triunfo del capitalismo neoliberal y el derrumbe del socialismo, muchos jóvenes renegaron del pensador alemán, hasta el punto de que el autor de El capital, quedó proscrito por muchos años.

 

Hoy, cuando el capitalismo global ha alcanzado su punto más alto de concentración de riqueza, y al mismo tiempo, de desigualdad social, habría que preguntarse: ¿Qué leemos en el siglo XXI? ¿Leemos los chismes de las redes sociales? ¿Leemos el whatsApp? ¿Leemos solo ciento cuarenta caracteres? ¿No leemos sino que nos pasamos la vida tomándonos fotos (selfis)?

Frente a estos interrogantes, acaba de salir en Francia un libro, titulado: El capital en el siglo XXI de Thomas Piketty donde el investigador francés plantea cómo en este nuevo siglo la distribución de la riqueza ha crecido en detrimento de una profunda desigualdad social. La investigación de Piketty es un rastreo histórico desde la revolución francesa hasta el día de hoy, en los países desarrollados.

Pero la investigación del académico francés también se puede aplicar a los países emergentes de América Latina, donde la concentración de la riqueza (legal e ilegal), se ha convertido en una afrenta contra millones de personas que viven en la pobreza.

“Estamos al borde del abismo de una crisis política, económica y financiera”; afirma Piketty quien se dio el lujo de rechazar la Legión de Honor otorgada por el Gobierno francés.

Piketty rescata el pensamiento de Marx, y nos invita a releer a este pensador alemán que desde mediados del siglo XIX había vislumbrado las luces y sombras de la sociedad capitalista.

En una entrevista difundida por NTC, el escritor colombiano Fernando Cruz Kronfly afirma que el pensamiento de Marx se incorporó de una manera natural y silenciosa como ganancia teórica de la ciencia social. Los problemas de los cuales se ocupó Marx siguen vigentes, y se diría que hoy en día, se han agravado; concluye el académico colombiano.

Después del extraordinario libro de Piketty, los gobiernos deberían pasar de la retórica de la “igualdad” a la práctica y luchar por una sociedad donde la brecha entre ricos y pobres no se siga profundizando. Los gobiernos tienen el deber moral de controlar y exigirles a la banca y la empresa privada una mejor distribución del ingreso. De lo contrario, el próximo evento del siglo del siglo XXI será el abismo de una crisis económica y social sin precedentes, tal como nos lo advierte Piketty.

Más información: http://piketty.pse.ens.fr/en/
http://ntc-documentos.blogspot.com/2015_01_03_archive.html
https://sites.google.com/site/fabiomartinezescritor/

Fabio Martínez