Sidebar

21
Sáb, Sep

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En 13 de 15 municipios del Tolima hace presencia el Caracol africano, según determinó un estudio adelantado por la Universidad Autónoma, destinado a determinar el impacto en el medio ambiente y en la salud de los pobladores.

La investigación fue adelantada en las zonas en donde se había reportado la presencia de este molusco durante el año 2017. El molusco, en Espinal y Prado se confundió con el caracol nativo.

Entre las principales conclusiones, está que la especie ya no es posible extinguirla en el departamento por el contrario se deben tomar medidas y acciones para su control y manejo.

Igualmente, el estudio determinó que los municipios con mayor presencia de Caracol Africano son: Alvarado, Carmen de Apicalá, Lérida y Honda. Lugares a donde muy probablemente llegaron por medio de las cuencas hidrográficas, siendo esta su mayor estrategia de distribución.

Asimismo, los puntos más críticos por la presencia del caracol son: Hospital Federico Lleras Acosta en Ibagué, El punto de Urgencias en el Hospital San José de Mariquita y el Hospital Santa Bárbara en Venadillo, por lo que el estudio recomienda la erradicación completa de focos en estos tres hospitales y la supervisión de la presencia del caracol africano dentro o alrededor de los centros hospitalarios del departamento.

Hábitat

Durante el estudio se encontró que el Caracol Africano se ha logrado adaptar a climas que no poseen la humedad necesaria para su desarrollo como es el caso del municipio de Natagaima, así como también en municipios con temperaturas bajas.

En el recorrido por los 15 municipios se han encontrado en múltiples espacios de uso público urbano y rural tales como: mobiliario urbano, dentro de las viviendas, contadores de gas, jardines infantiles, orillas de quebradas, escombros y basuras abandonados en las vías públicas, patios, parques, colegios y hospitales.

Con densidades poblacionales que van desde 1 hasta 38 individuos por metro cuadrado. “Se alimentan de frutas, cereales, semillas, cemento, cadáveres de ellos mismos, materia fecal de perros. Estos animales tienen una asombrosa capacidad de adaptación a todos los entornos” afirmó Cristina Mora, médico veterinario e investigadora.

Hallazgos que afectan la salud humana

Durante el estudio fue analizado tanto la baba como el excremento de los Caracoles Africanos recolectados, encontrando Bacterias y Parásitos que pueden causar enfermedades a las personas que de alguna manera tengan contacto con el molusco o su excremento.

En cuanto a las bacterias se encontraron varias especies de Enterobacterias, estas producen infecciones en el cuerpo humano, especialmente en heridas y urinarias, “la mayoría son multiresistentes a los antibióticos, esto alarmante en la medida en que el sistema de salud se quedaría sin herramientas para tratar las enfermedades infecciosas, más cuando se halló presencia de estos moluscos en los hospitales y pueden propagar esa resistencia a los antibióticos” puntualizó María del Pilar Sánchez, microbióloga e investigadora.

Con respecto a los parásitos, se encontró con mayor frecuencia los estrongiloides, que se conoce popularmente como Sabañón y tiene como característica que ingresa al organismo a través de la piel, causa anemia y diarrea que a veces no se diagnostica.

De acuerdo a lo indicado por la microbióloga “el parasito tiene normalmente un ciclo migratorio, es decir que normalmente va de intestino a pulmón, pero a un paciente con defensas bajitas puede quedarse en pulmón y puede ir hasta el cerebro, esto se llama una estrongliasis”.

El control y manejo

Teniendo en cuenta que este animal ya se puede encontrar en todos los entornos en los que se disponga un ambiente que le brinde alimento es importante que la comunidad tenga presente que la recolección del Caracol Africano es responsabilidad de todos, sin embargo para evitar su presencia se recomienda:

Hacer la recolección de la materia fecal de los animales.

No acumular residuos ni escombros.

Asegurarse de que los contadores de agua y gas tengan un vidrio en sus puertas.

Hacerle adecuado y oportuno mantenimiento y trabajo de poda a los parques públicos.

Disponer adecuadamente los residuos de origen orgánico, es decir no dejar acumulado en el suelo comida, cascaras y demás.

En cuanto a la recolección del caracol africano se debe hacer manualmente con guantes o bolsas plásticas (lo importante es no tener contacto directo con el animal), para el caso del sector rural debe hacerse un enterramiento in-situ lejos de las fuentes hídricas, con una profundidad mínima de un metro con aplicación de cal, tapando muy bien el hueco y demarcarse.

Para el caso del área urbana, el manejo de recolección es el mismo pero en la disposición final se deben llevar en bolsas plásticas que no tengan orificios y bien selladas a las instalaciones de Cortolima para el proceso de incineración. La corporación tiene sedes en los municipios de Lérida, Chaparral, Melgar, Purificación e Ibagué./ICA-Cortolima


Información tomada de: elnuevosiglo.com.co