Sidebar

23
Mié, Ene

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los hechos no dejan duda que Colombia sigue en poder de una dictadura cínica de la  oligarquía conformada por un pequeño grupo de familias que se enriquecen explotando, precarizando y reprimiendo a los trabajadores y los diferentes sectores del pueblo.
 
Con zanahoria, garrote, mediatismo, populismo y corrupción, tienen convencidos a millones de personas que, en cada proceso electoral, acuden  a depositar su voto para legitimar la denominada democracia representativa y degando a representantes de esa misma oligarquía que, como camaleones, se cambian de color y partido para seguir gobernando y aplicando el mismo modelo económico antisocial que favorece el interés de ese puñado de familias que se apoderan de la inmensa riqueza nacional y socializan una porción muy pequeña entre una gran mayoría,  generando estratégicamente la pobreza, la miseria, el hambre y la violencia.

En ese orden de cosas, con el actual gobierno de Iván Duque, se sabía que las cosas empeorarían para la mayoría del pueblo y, sobre todo, para los trabajadores, campesinos, Indígenas, estudiantes, entre otros.
 
Entonces, no es sorpresa que, en tan corto tiempo, el Gobierno haya lanzado una ofensiva para imponer otra reforma tributaria bajo la denominación de ley de financiación que, ante el gran descontento nacional, y como evidencia de la antidemocracia y la dictadura, sobre la marcha fue reformulada, pero aun así, perdemos y pagaremos los asalariados, los pobres, los pequeños y medianos empresarios y, lo más insólito, es que terminarán aprobándola en medio del bullicio y distractor de las festividades de fin de año.
 
La educación superior pública agoniza; el Gobierno usó a sus aliados nombrados en las rectorías de la universidades públicas para no atender las justas reclamaciones de los estudiantes, docentes y padres de familia y, sin importarles el peso de las grandes movilizaciones y el descontento nacional, antes que solucionar el déficit de las universidades públicas se han dedicado a estigmatizar la protesta para justificar la represión; y va quedando claro que ésta lucha no terminará este año, seguirá el próximo y hasta cuando haya realmente un cambio de modelo y, como mínimo, se genere una brecha de democracia que permita resolver los grandes problemas sociales
 
El mismo problema deficitario enfrentan los colegios, escuelas públicas, el magisterio y padres de familia y ante la falta de cumplimento de los acuerdos, buscando derogar leyes leoninas y clamando por una solución de fondo;  el magisterio, mayoritariamente representado por Fecode, cierra el año anunciado que el 2019 se inicia con el paro, en el caso que el Gobierno continúe ignorando el problema.  
 
Igualmente, vienen por las pensiones.  Ya lo han advertido: tienen listos los supuestos estudios y, para ello, han hecho creer que el promedio de vida subió, que la clase media incremento el ingreso de los hogares; en las estadísticas, se desbordó con mentiras para subir la edad, las semanas cotizadas, bajar el promedio de la pensión, aniquilar el derecho de los sobrevivientes, entre otros recortes
 
Van camino a imponer una justicia de bolsillo mucho más servil al interés de quienes tienen el poder y sus aliados, aplicando todo el peso legal para reprimir y recortar los derechos del pueblo; para ello, intentan imponer la denominada reforma a la justicia mediante el distractor de un acuerdo nacional de convergencia, es decir, juntar a todos los sectores que controlan el poder para arrasar con los pocos derechos que en la práctica tenemos los trabajadores y los distintos sectores del pueblo
 
Estamos ante un gobierno populista, en el que sigue el asesinato, la judicialización y la represión en contra de los sectores sociales que protestan y reclaman sus derechos y se incrementa la violencia.
 
Se instaura una fuerte restricción a la protesta, al derecho de expresión y libertad de pensamiento, imponiendo un modelo de protesta mediante leyes o decretos, tales como la ley de seguridad ciudadana, el código de policía, la resolucion 1190 del 30 de agosto de 2018, para imponer un formato que respete el orden instaurado y justificar la judicialización.
 
Nos imponen  desde la OCDE y la OTAN los denominados tratados de libre comercio, la inversión extranjera, con todas las ventajas para las multinacionales. Todo en función de entregar el territorio nacional para que sea saqueada nuestra riqueza, dejándonos precarizados y explotados, bajo el denominado modelo extractivista y la financiarización de la vida de todos los seres humanos y, en función de ello, el Presidente Ivan Duque trabaja para cumplir con la denominada bancarización de todo el pueblo
 
Así, la Paz está más lejos con el pueblo sufriendo todas las formas de violencia. Los sectores de la oligarquía que tiene el poder no tiene voluntad para acordar La Paz.  El acuerdo para la finalizar la guerra y construir La Paz estable y duradera que firmaron con las Farc-EP ha sufrido todas las formas de ataques para modificarlo y hacerlo favorable a la impunidad para quienes, desde el poder, han ejecutado la violencia contra el pueblo; y no solo incumplen el acuerdo, sino que quieren hacerlo inviable y no aplicable por el término de tiempo que tiene como vigencia  
 
Son muchos y graves los problemas que nos azotan con las privatizaciones, el desempleo, la tercerización, el incumplimiento a los acuerdos y derechos de todo el pueblo. No existe en este gobierno, ni en la oligarquía capitalista, voluntad de solución para favorecer a los explotados y excluidos
 
No hay otra alternativa que organizarnos, movilizarnos y luchar para alcanzar el poder desde el mismo pueblo, pero ello implica crear conciencia nacional y adelantar poderosos procesos de organización con propuestas para materializar las transformaciones sociales y democráticas que soñamos para alcanzar el bienestar, La Paz, la democracia y la soberanía
 
Las movilizaciones y protestas de éste año deben seguir escalando y unificando más sectores y organizaciones para crear las condiciones y materializar el paro nacional de la producción y los servicios
 
Por: Javier Correa
Secretario de Comunicaciones de Sinaltrainal