Sidebar

23
Sáb, Feb

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Dar la bienvenida al magisterio cundinamarqués, a éste nuevo año académico, a todos y cada uno de los integrantes de las comunidades educativas, deseando de corazón lo mejor para todos(as) en cada uno de nuestros propósitos para 2019.

Como ciudadana y maestra,  me sumo a las voces que desde diferentes sectores políticos, sindicales y sociales, rechazamos de manera contundente los hechos de violencia sistemática con los que ha iniciado este 2019: asesinato de líderes sociales y el atentado criminal que acabó no solo con los sueños de unos jovencitos(as) en la escuela general Santander, sino que también atentó  contra los sueños de un país en paz.

Iniciamos labores en medio de un contexto preocupante por las profundas prácticas corruptas en diferentes estamentos, pero especialmente porque quienes nos gobiernan  han perdido legitimidad y confianza como consecuencia de su antiético actuar, como lo demuestran los constantes escándalos que destapan sólo algunos medios; actuaciones que distan años luz, de lo que se requiere para que haya progreso en nuestro país y tengamos una verdadera convivencia pacífica. Es claro que “si los gobiernos estuvieran verdaderamente interesados en la salud de la comunidad, tendrían como principal objeto de su trabajo la provisión de agua potable, la higiene, la producción de alimentos sanos y seguros, la educación para la convivencia, la defensa de la naturaleza, el ingreso social, la recreación, la oportunidad laboral, la protección de la familia, la solidaridad, la confianza y la alegría ”. Nada de eso se evidencia en el proceder de los gobernantes y eso ocurre tristemente en casi todas las instancias. Somos claramente una sociedad enferma, “sólo las sociedades enfermas piensan que la salud consiste en medicinas y cirugías, que la justicia consiste en policías y cárceles”.

El proyecto “La escuela como territorio de paz” de Fecode y sus Ceid,  como parte del PEPA, nuestra  propuesta pedagógica, hoy más que nunca requiere ser aterrizado en el aula, incorporado en los PEI;   no es posible que una minoría violenta e indecente a la que sólo le importa su propio lucro y bienestar,  nos pretendan de nuevo intimidar y acabar con el sueño de paz. La mayoría de colombianos(as) seguimos añorando la paz y la  felicidad que ella genera y para ello debemos tener presente la importancia del arte, la filosofía y la política en la formación de la persona. El arte en todas sus manifestaciones como la posibilidad que se brinda a los seres humanos de explorar su capacidad de crear, la filosofía como ese espacio que nos permite pensar revelándonos el sentido de lo que existe, avanzando en el diálogo social, el debate, y el  sentido común contra las manipulaciones del poder, contra las confusiones y los caprichos de la opinión.  La política como  la capacidad humana de  recuperar nuestro papel protagónico en el mundo sin  dejar más la responsabilidad de la historia en manos de los llamados expertos, de los burócratas y de la corrupción. Aquí la escuela tiene un rol protagónico y los maestros tenemos una gran responsabilidad,  formando el pensamiento crítico de nuestros estudiantes y comunidades educativas en general y acabando con los criticones sin fundamento,  que de paso,  ayudan a mantener el estado caótico que hoy vivimos en Colombia. Nunca estuvimos más lejos del equilibrio, pero también por eso nunca estuvimos tan necesitados de él.

Y a propósito de lo que estamos hablando, resaltar la importancia del espacio democrático de participación  más significativo en la formación de nuevos ciudadanos, me refiero al gobierno escolar, que justo por estos días cobra vigencia en lo electoral.  Por ello,  cabe recordar que allí toda la comunidad educativa debe participar activamente, previa claridad de lo que significa ser gobierno en la escuela y la importancia del mismo, pues todas las decisiones pasan por él, según la normatividad vigente.

Desde esta perspectiva,  vale resaltar el papel político que juegan nuestras organizaciones sindicales y nosotros(as),  como parte fundamental  de ellas, hoy y con el panorama descrito,  urge fortalecer la UNIDAD, la INFORMACIÓN, la FORMACIÓN y la ORGANIZACIÓN, si leemos conduciremos, sino, seremos conducidos como ha ocurrido hasta hoy por los malos gobiernos que la mayoría ha elegido  y   que a lo largo de la historia han sumido al país en la pobreza, vía expropiación de recursos naturales y  de los derechos fundamentales.

Vale resaltar aquí, las luchas sociales, de  estudiantes y nuestras,  que nos han permitido en unidad resistir el modelo neoliberal rampante, luchas  que tendremos que seguir dando.  Reconocer que producto de esas luchas en diciembre Fecode logró que se materializaran los decretos de convocatoria a la III cohorte, el listado del 12% de compañeros(as) que desde la segunda cohorte quedaron pendientes del curso que les permitirá ascender o nivelarse en su escalafón y,  el decreto que hace posible el inicio del pago de la bonificación pedagógica, que aunque no se pagó en diciembre,  debe llegar con el sueldo de enero, pues los recursos ya fueron girados. Una bonificación que es factor salarial y que para éste 2019 será del 11% y en 2020, 15%.

Así mismo, recordar que este 2019 es año de negociación de pliegos de peticiones, con base en el decreto 160 de 2014 (invito a que lo lean) en todos los entes territoriales (nación, departamentos y municipios certificados); de ahí la importancia de las asambleas de delegados y de la participación activa en la construcción de los mismos. Desde ADEC, se ha programado la asamblea de delegados para los días 14 y 15 de febrero, en Bogotá. Harán parte activa de ella, los delegados que están terminando su periodo y los que sigan en las planchas, si las hubo,  quienes se elijan para reemplazar a los que  hayan renunciado, por retiro o hayan sido  trasladados. En ésta asamblea también se revisarán y ajustarán estatutos de nuestra organización, reformas que deben apuntar a  darle mayor fortaleza desde todo punto de vista, como único sindicato de maestros en Cundinamarca. El divisionismo y los intereses mezquinos de algunos sectores deben ser derrotados por la unidad en medio de las diferencias ideológicas, priorizando el bienestar  colectivo del magisterio. De allí debe salir un estatuto amplio, incluyente, democrático y con elementos que nos permitan fortalecernos y seguir creciendo como organización sindical.

Seguimos instando al gobierno departamental para que dé soluciones a problemas de vieja data como son las  deudas con el magisterio en materia de costos acumulados, dotaciones,  20%; además, la inclusión nuevamente de sedes escolares de zonas de difícil acceso en las que las condiciones reales no han cambiado, pero fueron sacadas de ese listado y desde luego, la negativa a garantizar los permisos sindicales. Otra preocupación por estos días y que genera estrés laboral, es el tema de los mal llamados “maestros  excedentes”, que debe ser manejado con sumo cuidado por parte de directivos docentes y docentes, para que no se convierta en el pretexto para entregar maestros que no simpatizan a algunos directivos docentes.  

Para finalizar, invitarlos como maestros y ciudadanos(as) en ejercicio, a leer la propuesta del PND “Pacto por Colombia, pacto por la equidad”, pues según se ve,  no tendrá nada bueno por Colombia y menos por la equidad que tanto necesitamos.
Como si fuera poco en este año 2019, habrá elecciones regionales (gobernadores, alcaldes, diputados,  concejales y ediles); ahí  nuevamente nos jugamos la  capacidad de ELEGIR BIEN, votar por quienes han demostrado compromiso con los derechos del pueblo, por los amigos de lo público. Nuevamente tendremos la sartén por el mango, ojalá  no nos rompamos la cabeza con el mismo.

No olviden sintonizar todos los sábados, a las 11 am,  MAGISTERIO AL DIA en caracol 1230am, también por www.caracolgirardot.com,  cinco años al aire por un magisterio unido, informado y organizado.

Por  MARIA CRISTINA OROZCO L. -Directiva ADEC