Sidebar

21
Sáb, Sep

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El 20 de julio, en la instalación del nuevo periodo legislativo del Congreso, el subpresidente Iván Duque, sin ningún escrúpulo o consideración ética, en su discurso afirmó que los crímenes contra líderes sociales han disminuido en un 35% este año, COMPLETAMENTE FALSO, como casi todo lo que expresa ante la opinión pública, nacional e internacional. En ese mismo momento estaban siendo asesinados, en Florida Blanca, Santander, la abogada y periodista Yamile Guerra, defensora del Páramo de Santurbán, y en el municipio La Montañita, Caquetá, Arbey Ramón Vargas, reconocido líder social. El 3 de julio fue asesinada en El Copey, César, frente a su hija de 12 años, Tatiana Paola Posso, lideresa social que estaba comprometida con la ayuda humanitaria a personas vulnerables y víctimas del conflicto armado.

El 20 de julio, en la instalación del nuevo periodo legislativo del Congreso, el subpresidente Iván Duque, sin ningún escrúpulo o consideración ética, en su discurso afirmó que los crímenes contra líderes sociales han disminuido en un 35% este año, COMPLETAMENTE FALSO, como casi todo lo que expresa ante la opinión pública, nacional e internacional.

El jueves 4 de julio, las colombianas y colombianos observamos a través de nuestros televisores en el tradicional Minuto de Dios, valioso espacio diario de reflexión espiritual a cargo del sacerdote Diego Jaramillo, a la lideresa Amparo Tolosa denunciando las amenazas que ha recibido por su trabajo en el sur de Bolívar, alrededor de la tenencia de la tierra para los campesinos, por su defensa del medio ambiente, contra la minería ilegal, la tala de árboles y la contaminación.

El martes 2 de Julio, el país se enteró a través de todos los medios de comunicación, que a Yirleis Velasco de la Asociación de Mujeres Sembrando Vida se le amenaza con hacerle lo mismo que a María del Pilar Hurtado, asesinada el 21 de junio en Tierralta, Córdoba. Yirleis ha venido siendo intimidada desde que participó en un evento de la Comisión de la Verdad sobre víctimas de violencia sexual en el conflicto, Yirleis vive en el Salado, Carmen de Bolívar, corregimiento que fue escenario de una de las masacres paramilitares más sangrientas de la historia del país durante comienzos de la década pasada. Daniel Samper Ospina promovió en twitter, la etiqueta #AlertaYirleyVelasco. Samper Ospina trinó al respecto: “La lider Yirley Velasco sufrió graves amenazas esta mañana, no la dejemos sola #AlertaYirleyVelasco”. En la misma etiqueta, el procurador de la nación, Fernando Carrillo, advirtió: “Todos a proteger la vida de Yirley de la barbarie de quienes la amenazan #AlertaYirleyVelasco”.

Según la Fiscalía, en lo que va corrido de este año han sido muertos 142 líderes comunales y defensores de derechos humanos en el país. Entre tanto, la Defensoría del Pueblo reporta que hay 982 líderes sociales amenazados actualmente en el país. Escalofriante y sangrienta realidad colombiana frente a la cual la Organización de las Naciones Unidas ONU se ha pronunciado en repetidas ocasiones, exigiéndole al Estado colombiano garantías al respeto a la vida de los líderes y lideresas sociales, lo mismo ha hecho el Sumo Pontífice Francisco y la comunidad europea.

Es al subpresidente Iván Duque, jefe supremo de las Fuerzas Armadas y a su ministro de Guerra, Guillermo Botero (este no es el Ministerio de Defensa ya que el ministro se encuentra en la tarea de promover la guerra), a quienes compete garantizar el respeto a la vida de todas y todos los ciudadanos colombianos, así lo ordena la Constitución Política. Sin embargo, es evidente para todo el país, que al subpresidente Duque y a su ministro, no les interesa, no les conmueve en lo más mínimo esta masacre que está ocurriendo, parecen complacidos con ella, parecen cómplices de los perpetradores.

Sin embargo, es evidente para todo el país, que al subpresidente Duque y a su ministro, no les interesa, no les conmueve en lo más mínimo esta masacre que está ocurriendo, parecen complacidos con ella, parecen cómplices de los perpetradores.

El país ya los ha visto y escuchado refiriéndose, no al cruento asesinato de María del Pilar, sino negando su condición de lideresa social, para afirmar que en Colombia no se asesinan líderes sociales, o que se están disminuyendo los asesinatos por la efectiva acción de la Fuerza Pública, como salió a decir en Londres y en Ginebra Iván Duque, siendo desmentido públicamente; o al señor Guillermo Botero informándole al país que el exguerrillero Dimar Torres, quien estaba comprometido con la paz del país, había muerto en el forcejeo al intentar apropiarse de un fúsil, cuando en realidad fue cruelmente torturado y asesinado por efectivos del ejército nacional, como ya está demostrado y frente a lo cual el general Diego Villegas, comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano del Ejército, pidió públicamente perdón a la comunidad.

Que renuncie el Ministro de Guerra, Guillermo Botero, por incapaz y por engañar al país con mentiras y que el subpresidente Iván Duque le demuestre con hechos a la nación y a la comunidad internacional, su compromiso con la paz, con la protección efectiva de la vida de las y los líderes sociales, defensores de los Derechos Humanos, del medio ambiente , de los territorios y el patrimonio público, defensores de los desplazados para que se les restituyan sus tierras, y de los exguerrilleros que se desarmaron y se pusieron en la tarea de construir la paz, y que exprese públicamente su rechazo ante estos crímenes y su compromiso de desmantelar, de llevar ante la justicia a quienes los promueven. Esa es nuestra petición como trabajadores, como educadores, como demócratas, como ciudadanos colombianos apegados a la ley, a la Constitución Política y al Estado social de derecho.

Que renuncie el Ministro de Guerra, Guillermo Botero, por incapaz y por engañar al país con mentiras y que el subpresidente Iván Duque le demuestre con hechos a la nación y a la comunidad internacional, su compromiso con la paz, con la protección efectiva de la vida de las y los líderes sociales, defensores de los Derechos Humanos, del medio ambiente , de los territorios y el patrimonio público, defensores de los desplazados para que se les restituyan sus tierras, y de los exguerrilleros que se desarmaron y se pusieron en la tarea de construir la paz,

La Central Unitaria de Trabajadores CUT, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación FECODE, la Asociación Distrital de Trabajadoras y trabajadores de la Educación ADE, junto con innumerables organizaciones sociales defensoras de Derechos Humanos, del medio ambiente y los territorios, de las víctimas y de los desplazados, entre otras, convocan a la ciudadanía en general, a los trabajadores, campesinos, indígenas y estudiantes, a los demócratas, a los amigos de la paz, a salir a la calle el jueves 26 de julio a denunciar esta masacre, a denunciar la ineptitud del gobierno y de la fuerza pública en garantizar y proteger la vida de las y los líderes sociales, y a exigir la renuncia del ministro de guerra, Guillermo Botero, por incapaz, negligente y mentiroso.


Por: Néstor Raúl Ramírez Moreno
Comité Ejecutivo
Central Unitaria de Trabajadores CUT

Comunícate con nosotros