Sidebar

20
Jue, Feb

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con actuaciones ilegítimas también hacemos historia, posicionando la cultura de arrebato e irrespeto, no solo por las personas que constituimos la Subdirectiva de Bogotá, sino también por Principios y derechos consagrados como fundamentales, vulnerando de paso, procedimientos, acuerdos y normas elementales de nuestros Estatutos.

En efecto, “La nueva Junta Directiva Nacional de Sedian”, sin tener en cuenta, siquiera los términos para la validez de citación de la Junta Directiva y mucho menos para acatar los mandamientos emanados de asamblea, como máximo órgano de nuestra organización, decide acabar con un argumento ligero y falaz la subdirectiva de Bogotá, por la “omisión en el control de permisos sindicales y la falta de gestión, medidas por las desafiliaciones”, ignorando de manera negligente asuntos de forma, con la consecuencia obvia, de generar efectos jurídicos de fondo, situación fáctica, rápidamente acatada por la Entidad, que por ahora, nos tiene en otra realidad administrativa.

Así las cosas, no hay fundamentos de derecho de ninguna naturaleza ni Constitucional ni legal, esas actuaciones solo se justifican por el afán de responder de manera rápida e irresponsable, para colocar el sindicato al servicio incondicional de los directivos temporales de la Entidad, pretendiendo lograr quizás una subdirección más, con esta explosión de subdirecciones en la nueva restructuración de la DIAN.

En cuanto a la falta de control en los permisos, es claro que la certeza de la presunta circunstancia, solo es sabia desde su propia falsedad, pues desde nuestra asamblea que se tenía programada el 31 de enero del año en curso, con la autonomía y libertad que se nos otorgó desde su creación, en la asamblea nacional, se tenía como parte esencial del orden del día, presentar por escrito los informes de gestión de su junta directiva, para rendir cuentas ante todos los afiliados de la subdirectiva Bogotá, con informes detallados de la protocolaria rendición de cuentas, tanto de gestión como del manejo de sus recursos. Hecho que se imposibilitó por el cambio de la dirección del domicilio, a una dirección advenediza, que responde a la residencia permanente de un presunto familiar de uno de los desleales y perversos afiliados, ocasionando con esto la desaparición de la subdirectiva al no poder coexistir en la misma ciudad de conformidad como lo establece el artículo 55 de la ley 50 de 1.990.

De otra parte y en gracia de discusión, argumentar las desafiliaciones como responsabilidad única y exclusiva de la Subdirectiva Bogotá, tampoco resulta veraz, antes que nada, obedece al no cumplimiento de la promesa por parte de los recién autoproclamados miembros principales de la actual junta Directiva Nacional a varias personas de obtener cargos, encargos y traslados de manera masiva con base en un relacionamiento sindical propuesto desde la DEGRAE que compromete la ética de la organización sindical por estar más cerca de los intereses de las directivas.

La autoproclamada Junta Directiva Nacional, concibe la Misión Sindical, desde el fortalecimiento de las relaciones de interés con los directivos, que de Perogrullo nunca serán los mismos …“ el sindicato debe ser amigo de éstas como uno de sus principales objetivos…” expresión ratificada por una de las influyentes asambleístas en la ciudad de Bogotá, el pasado 13 de septiembre, tal como se registra en los audios y videos respectivos, esa misma actitud promisoria de la persona que concibe el sindicato de esa manera, al día de hoy forma parte de la “ nueva Junta Directiva Nacional”, Estrategia deliberada engañosa y confusa que incide obviamente en la percepción y respuesta de cualquier afiliado, deteriorando a la vez, Imagen, Misión y Visión de nuestra organización impoluta desde sus inicios.

Sea esta la oportunidad para advertir el peligroso actuar de estos saqueadores de organizaciones, con antecedentes anómalos en otros sindicatos, donde fueron prácticamente expulsados, y que inciden en la labor nuestra, construida a pulso con esfuerzo y tenacidad, con un claro desarrollo del objetivo que no es otro, que el defender a todos y cada uno de los afiliados, con actuaciones evidentes que van desde la participación en la negociación, acciones de tutela, asistencia jurídica para funcionarios que son víctimas de manera injustificada en la apertura de disciplinarios, con pedagogía sobre la ley de acoso laboral, con demandas y denuncias de abuso de poder contra aquellas personas que no tienen sino la voz quebrantada para contarle a los directivos del sindicato su desgracia, habida cuenta de la confianza y resultados que tienen con el sindicato y que ha posicionado por años a SEDIAN, por esa razón estamos priorizando la capacitación a los funcionarios en esta coyuntura a fin de fortalecerlos en su idoneidad para el acceso a la carrera administrativa, esperanzados eso sí, de que las reglas de juego sean limpias y transparentes.
Solo cabe advertir que todas las Subdirectivas están en riesgo y que nos urge conocer los resultados de las autoridades competentes, para que se pronuncien sobre este raponazo, eso sí audaz, pero imprevisible desde la ingenuidad, la buena fe, y la generosidad de nuestro ya permeado sindicato.

Por: Gabriel Alberto Huertas Acosta
Presidente – Subdirectiva Bogotá.