¿Biden continuará la política de bloqueo a Venezuela?

Sí. No está prevista la anulación del famoso decreto de Obama. Lo mismo respecto a Cuba. El bloqueo económico aplicado desde 1961 continuará

El pasado 20 de enero, Joe Biden asumió como el 46º Presidente de los EUA.

Por: Carlos Flanagan - 01/03/2021


Como era de esperarse, su discurso de toma de posesión tuvo un hilo conductor: dar un claro mensaje de cambio en el estilo con respecto al de Donald Trump.

Los grandes medios masivos de (in)comunicación cumplieron su parte y echaron campanas al vuelo subrayando las perspectivas de una nueva apuesta al diálogo y el retorno de los EUA a los organismos multilaterales que había abandonado su antecesor.

En síntesis, el mensaje para la opinión pública mundial es claro: “se fue el malo (prepotente y ofuscado) y volvió el bueno (sonriente y contemporizador)”.

Formas y contenidos

Que el imperialismo, los grandes medios oligopólicos de información y los partidos políticos en todo el mundo a su servicio, mezclen a conciencia la baraja presentando formas y contenidos como equivalentes, no es de extrañar. Forma parte de su estrategia de dominación.

Lo triste es que aún existan expresiones políticas que se reivindican de izquierda que caigan en la confusión de formas con contenidos, subsidiaria de viejas y rebatidas posturas socialdemócratas terceristas que cada tanto reaparecen. Las mismas que “se tragaron la pastilla” de que un Presidente de los EUA, por ser afrodescendiente como Obama, sería menos imperialista que sus antecesores caucásicos.

¿Quién es el bueno del Sr. Biden?

Joe Biden con 78 sus años, es un veterano de la política estadounidense.

En 1972, fue electo Senador por Delaware siendo con 29 años uno de los más jóvenes en ocupar dicho cargo.

En ese año, a pesar de que en su campaña electoral había prometido apoyar leyes en contra de la segregación racial, luego en el Senado votó en contra de la integración racial en el trasporte escolar.

Fue por varios años miembro y luego Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Como tal, no le fueron para nada ajenas las diversas maniobras intervencionistas de su país en todo el período: 5 en A. Latina y 16 más en el resto del mundo.

Se incluye el listado completo como anexo.

El mismo está basado en el informe RL30172 del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos sobre Relaciones Internacionales.

Reelecto en 6 oportunidades, renunció al cargo en 2008 para ser candidato a Vicepresidente de Barack Obama. Lo acompañó como tal en sus dos períodos de gobierno (2009 al 2017).

Como vicepresidente apoyó todas las medidas intervencionistas de Obama; incluyendo la vergonzosa “orden ejecutiva” (decreto) del 9 de marzo de 2015 por la cual se definía a la República Bolivariana de Venezuela como “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos” aumentando el bloqueo económico a dicho país.

Ya los antecedentes mencionados nos eximirían de mayores comentarios.

Pero citemos dos ejemplos de estos días:

El miércoles 24 de febrero, el futuro Director de la CIA, William Burns, afirmó en el Senado que “la competencia con China y su liderazgo era clave para la seguridad nacional de los Estados Unidos”

El 19 de febrero tuvo lugar en Múnich (esta vez en forma virtual) la Conferencia Anual de Seguridad que se lleva a cabo desde 1963 con la presencia de figuras de primer nivel de más de 70 países.

Este fue el escenario del primer discurso en un evento internacional del Presidente Biden luego de su asunción en la Casa Blanca.

Planteó que “Estados Unidos ha vuelto” y que está totalmente comprometido con la OTAN; “la alianza transatlántica ha vuelto y no vamos a volver la vista atrás”. En síntesis fue un decir “hemos vuelto y todo seguirá como antes”.

Al mismo tiempo apuntó como enemigos a China “por sus abusos y coerción que socavan las bases del comercio internacional”, a Rusia ya que “Putin busca erosionar nuestra alianza transatlántica” y a Irán con quien está dispuesto a negociar el acuerdo nuclear firmado en 2015, “pero que también significa responsabilidades”. En definitiva anunció una política de multilateralismo “pero no tanto”.

Sus palabras tuvieron una fría respuesta por parte del Presidente de Francia, Emmanuel Macron y de la canciller alemana Angela Merkel.

Macron afirmó que más allá de alguna coincidencia en desafíos comunes, Europa tenía autonomía estratégica, incluyendo en ella un diálogo con Rusia y un mayor compromiso económico de los europeos para su defensa.

A su vez Merkel dijo claramente que “los intereses europeos y estadounidenses no siempre convergerán”. Sin mencionarlo en concreto se refirió a la voluntad de su país (más allá de las presiones de Washington) de continuar con el proyecto Nord Stream 2; un gasoducto que conectará a Rusia con Alemania y otros países de Europa Central y del Este, por debajo del Mar Báltico.

En definitiva fue un parate; diplomático pero muy claro para todo el que lo quiera entender a la postura de Biden de que “acá no ha pasado nada” y seguiremos liderando (y dictando la agenda de) la alianza atlántica.

Deberíamos preguntarnos por qué una conferencia que trata temas de seguridad estratégica que reúne en Múnich a líderes políticos y especialistas en la materia desde hace 58 años, tuvo tan poco espacios en los medios masivos de información.

Creemos que se intenta minimizar la existencia de una fisura política considerable sobre estos temas estratégicos entre EUA y sus aliados de la OTAN, quienes aparentemente pretenden tener un rol más protagónico en su defensa y dejar de ser los “yes men” sumisos del pasado; luego de los duros encontronazos mantenidos con Donald Trump, pero también porque la otrora indiscutida supremacía mundial del Tío Sam, hoy está debilitada y amenazada por la creciente influencia internacional de China.

Para finalizar algunas preguntas y respuestas para despejar cualquier duda sobre el carácter de la política exterior de Biden:

• ¿continuará la política de bloqueo a Venezuela? Sí. No está prevista la anulación del famoso decreto de Obama. Lo mismo respecto a Cuba. El bloqueo económico aplicado desde 1961 continuará. Las medidas de flexibilización de los viajes aplicadas por Obama serían reinstaladas pero “llevará mucho tiempo” según Biden. Por lo tanto no es prioridad en su agenda ni mucho menos.

• ¿impulsará algún cambio en la OEA y en las actitudes políticas de su Secretario General? No.

• ¿seguirá siendo Israel su principal aliado en Medio Oriente? Sí

• ¿mantendrá por ende el gesto político de tener su Embajada en Jerusalén y no en Tel Aviv? Sí.

• seguirá presionando a todos los países para que no tengan relaciones comerciales privilegiadas con China o acuerdos comerciales con Rusia? Sí.

Por lo tanto amigas y amigos nunca el viejo dicho ha cobrado tanta vigencia para definir las características esenciales de los fines políticos del Sr. Trump y del Sr. Biden: son el mismo perro con diferente collar.

Anexo

Listado de intervenciones militares estadounidenses en el resto del mundo desde 1970 a la actualidad

1973: Chile

Golpe de estado al presidente Salvador Allende por las Fuerzas Armadas chilenas en colaboración con el gobierno estadounidense de Richard Nixon.

1983: Granada

Invasión para apoyar el nuevo gobierno que derrocó al primer ministro pro cubano Maurice Bishop.

1989: Panamá

Invasión para derrocar y capturar al General Manuel Noriega.

1994: Haití

Intervención para instalar al presidente elegido Jean-Bertrand Aristide.

2004: Haití

Los Estados Unidos, en una intervención militar y con la ayuda de Francia, Canadá y Chile, deponen al presidente haitiano Jean- Bertrand Aristide del poder, para luego entregar la administración del país a una fuerza de Naciones Unidas bajo el marco de la operación MINUSTAH.

1959-1975: Guerra de Vietnam

Intervención en Laos, Vietnam del Norte, Vietnam del Sur y Camboya.

1983: Líbano

Invasión de fuerza multinacional.

1986: Libia

Bombardeo de varias ciudades y bases militares en represalia a un ataque con misiles libios durante un ejercicio naval de la OTAN en el Golfo de Sidra.

1990-1991: Guerra del Golfo

Operación Tormenta del Desierto en respuesta a una demanda de Kuwait (ocupado por Irak) en la ONU. Con el apoyo de la ONU y de varios países de la OTAN.

1993-1994: Somalia

Intervención para apoyar las operaciones de la ONU (Batalla de Mogadiscio).

1995: Bosnia y Herzegovina

Apoyo a fuerzas de la ONU/OTAN en el mismo lugar (Operación Deliberate Force).

1998: Sudán

Bombardeo de una fábrica de medicinas (sospechosa de pertenecer a Osama Bin Laden) en Jartum.

1998: Afganistán

Bombardeos a campos de entrenamiento terrorista de Al Qaeda.

1999: Yugoslavia

Bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia (Guerra de Kosovo).

2001-actualidad: Afganistán

Intervención en respuesta a los atentados del 11 de setiembre de 2001 (2001-2006), y como parte de la ISAF (2006- al presente).

2002: Filipinas

Intervención en el marco de la “Guerra contra el terrorismo”. Con apoyo del gobierno filipino.

2003-2011: Guerra de Irak

Invasión a Irak por presunta presencia de armas de destrucción masiva.

2007: Somalia

Bombardeo contra las milicias somalienses junto al Comodoro Somalí Alex Rojas Mecías.

2011: Libia

Intervención militar en Libia.

2011-2012: Yemen, Pakistán, Somalia

Operaciones de ataques selectivos con drones 'Guerra contra el terrorismo'.

2014-actualidad: Irak y Siria

Bombardeo del Daesh en la Guerra contra el Estado Islámico.

Carlos Flanagan
Ex-Embajador de Uruguay ante el Estado Plurinacional de Bolivia.

Información tomada de https://www.alainet.org/es/articulo/211161

 

La crisis laboral que atraviesa el mundo en la actualidad, debido a la pandemia que estamos enfrentado, se agudizará cada vez más por la falta de oportunidades laborales; En este sentido, el trabajo en casa, el teletrabajo o trabajo a distancia, se convirtieron en una opción que se potencia a partir de la evolución de las tecnologías de la información y las comunicaciones que, según cifras, se multiplicó por cuatro el número de trabajadores a distancia en nuestro país desde el 2012 hasta el 2018, pasando de 31.553 en el 2012 a 122.278 en el 2018; sin embargo, las cifras anteriores no son comparables con el incremento del primer semestre del año 2020 que muestran que un 98% de las empresas ya estaba operando de forma remota, según un estudio de la Federación Colombiana de Gestión Humana -Acrip-; de la misma forma, FASECOLDA manifiesta que de 10,4 millones de trabajadores registrados, se estima que entre 2 y 3 millones se encuentran trabajando a distancia.

Dentro del modelo digital del trabajo a distancia se han generado diferentes traumas para los trabajadores, ocasionando varios inconvenientes en el ámbito de la salud y la intimidad en su hogar y la limitación de la vida familiar/laboral. En este sentido, el trabajo en casa se ha unido a la economía del cuidado que desarrollan las mujeres, agudizando así su labor en esfuerzo y dedicación. La jornada laboral en casa se recarga con su responsabilidad como trabajadora y como madre, asunto que implica la comprensión del núcleo familiar, un reto para la familia que debe asumir unos nuevos roles de apoyo en el trabajo y de mayor autonomía, flexibilidad y movilidad de todos sus integrantes para no interferir en el trabajo a distancia pero manteniendo el calor y la unidad familiar en un ámbito de cooperación.

Adicionalmente, con todo lo anterior, el trabajador debe lidiar con los diferentes aparatos tecnológicos y redes como lo es el whatsapp, el correo corporativo, el celular, estar pendiente de las reuniones virtuales por la diferentes plataformas, permanecer conectados en determinados tiempos y permanecer atento, asunto que se agrava con las dificultades de conectividad cuando el trabajador no cuenta con un buen plan de internet, sin dejar a un lado que las empresas no estaban preparadas para asumir este reto y eso hace que las plataformas vivan colapsadas debido a la alta demanda; Estas inesperadas situaciones generan un alto grado de estrés; igualmente, los espacios para pausas activas para interactuar con los compañeros prácticamente son inexistentes, el encierro en casa ha convertido a los trabajadores en seres solitarios, debido al confinamiento y falta de oportunidades para cambiar de ambientes, aspectos que causa el cansancio auditivo y otros problemas de salud.

De esta forma, resulta cada vez más complejo hacer efectivo el derecho a la desconexión y la consecuente limitación de los tiempos de disponibilidad laboral, aumentando el poder y control patronal en contextos de digitalización y automatización.

En conclusión, el trabajo a distancia afecta a todos y todas las trabajadoras del mundo y de diferente condición, pero en particular, las mujeres amas de casa y cabezas madres de familia, se afectan en mayor proporción al asumir su responsabilidad laboral en casa, en el ambiente familiar. Por supuesto que este es un problema social y económico que compete también al estado y a los empresarios que tendrían que garantizarle a esta población un trabajo estable o decente y garantizando sus derechos fundamentales en general; sin embargo, es de vital importancia concientizar a la familia compartir responsabilidades en casa para poder conseguir un equilibrio y lograr un balance entre el cumplimiento de las responsabilidades laborales y un sano desempeño en la vida doméstica que solo es posible con una buena comunicación y comprensión en estos tiempos.

Por: John Andrés Pérez
UNEB

Descarga en PDF 

Editorial Febrero 2021

Los trabajadores estatales organizados en las centrales obreras: CUT, CTC, CGT y las Federaciones: FECODE, FECOTRASERVICOSPUBLICOS, FENALTRASE y UNETE, radicaron este 26 de febrero el V Pliego Nacional Estatal; de igual manera, se desarrollaron plantones de acompañamiento a la radicación de más de 600 pliegos en todo el país. Estas acciones fueron el inicio de la movilización nacional en respaldo a las justas peticiones que hacen las organizaciones de trabajadores para conquistar y defender sus derechos en temas económicos, de bienestar, en sus relaciones laborales y política pública.

En estos procesos de negociación se definen los temas salariales, el cumplimiento de los acuerdos anteriores, la formalización de las plantas de personal del Estado y otros temas muy importantes para los y las trabajadoras al servicio del Estado; es importante señalar que la definición de este pliego estatal determinará en buena parte el futuro de otras negociaciones que se van a hacer en las mesas sectoriales como Fecode, Justicia, Salud, territoriales y otras.

Pero es necesario ubicar el contexto en el que se desarrollan estos pliegos en diferentes sectores. El gobierno nacional extiende la Emergencia Sanitaria que finalizaba el 28 de febrero, y a la vez, anuncia, a partir de diferentes espacios, nuevas reformas en los temas laboral, pensional, tributaria y otras que afectan directamente a la clase trabajadora y al pueblo en general. El gobierno insiste en adelantar su política del trabajo por horas, salarios por debajo del mínimo, pensiones inferiores al salario mínimo y otras disposiciones que precarizan los ingresos de los trabajadores; por otro lado insiste este gobierno en feriar los activos rentables de la nación, en una alocada decisión de vender o matar la gallina de los huevos de oro.

Desde la Subdirectiva CUT Bogotá extendemos toda la solidaridad y acompañamiento real en los procesos de negociación de los trabajadores estatales, pero también de los trabajadores de la empresa privada que organizadamente adelantan sus pliegos y trabajan por lograr condiciones dignas en lo laboral, salarial, prestacional y de Bienestar.

Mucho ánimo y fortaleza a los y las trabajadoras en estos nuevos escenarios de lucha.

COMITÉ EJECUTIVO CUT BOGOTÁ CUNDINAMARCA

 Descarga en PDF

Subcategorías