La crisis sanitaria causada por la propagación de la COVID-19 y las medidas de confinamiento tomadas posteriormente han generado grandes traumatismos y desafíos para todo el mundo, con una serie de consecuencias y afectaciones tanto económicas como en la salud, vida y familia, especialmente para los trabajadores que han sufrido un gran impacto con relación a la vulneración en sus derechos, donde fueron aislados tanto social como sindicalmente, y donde el empresariado y el mismo gobierno con sus Decretos han privilegiado es el desarrollo de la libertad de empresa en detrimento de la libertad sindical.

La circular 0041 del 2020 señala: “como medida de protección al empleo con ocasión de la fase de Contención del Covid-19 y de la Declaración de la Emergencia Sanitaria”, señalando que el trabajo en casa es una modalidad de trabajo ocasional, temporal y excepcional, pero vemos en la práctica que ya se están maquinando medidas para que lo temporal se convierta en permanente; un claro ejemplo de lo anterior es la Resolución y el Decreto por el cual se creó la figura de vacaciones anticipadas para efecto de conservar empleos, abusando con anticipos de periodos hasta con 7 y 8 años y más, vulnerando esta medida derechos básicos históricos de los trabajadores conquistados por las organizaciones sindicales y ampliados en la negociación colectiva, ya que la costumbre se convierte en norma. Otro ejemplo que, aunque no se han autorizado despidos masivos los trabajadores de las aerolíneas, muchos quedaron cesantes y desprotegidos en plena pandemia; también se debe poner de presente que las ARL tienen la responsabilidad de velar por la desconexión laboral, cuidar la salud de los trabajadores y el trabajador debe tener todos los elementos de trabajo; pero esto en la práctica no se cumple, los empleadores se aprovechan de los trabajadores e imponen unilateralmente todas las condiciones que a bien les plazca y favorezca, pero hay que romper ésta unilateralidad a través de la negociación colectiva para que el sindicato le salga al paso y normatice al calor del conflicto colectivo en favor de las condiciones dignas laborales de los trabajadores, antes que les impongan a estos otro items a sus contratos o de facto como ha ocurrido en la mayor parte de las empresas.

Al empresario se le ha garantizado su funcionamiento a costa del riesgo en la vida y salud de los trabajadores, entonces cómo no garantizarle al sindicato su libertad sindical, ya que éste representa a estos mismos trabajadores en su libre expresión de asociación sindical y, de paso, estos últimos le aseguran a la empresa su funcionamiento y sostenibilidad; igualmente, debe estar más vigente que nunca el derecho conexo a la negociación colectiva. No puede mirarse de soslayo cómo el empresariado está utilizando el miedo a perder el empleo para imponer las condiciones ventajosas para sus empresas, pero dramáticas y hasta calamitosas para el trabajador y su familia laborando en casa, dándose una extorsión o chantaje moral so pretexto de conservar el empleo, situación que sume aún más, al trabajador, en situaciones oprobiosas de inestabilidad anímica, moral y emocional (estrés, ansiedad, depresión, que incluso conducen a pensamientos suicidas, tal como están disparados estos indicadores).

Por todo lo anterior se debe tener mucho cuidado con lo que está sucediendo en materia legislativa, ya que esto tiene un gran impacto en el bienestar y la salud mental del trabajador debido a que se le deteriora paulatina y progresivamente su calidad de vida, e incluso llegando al punto del suicidio. De esta manera es necesario hacer conciencia sobre el trabajo como generador de riqueza para las grandes empresas, hacer valer el papel de los trabajadores y en consecuencia, es el momento de actuar, es el momento de unirnos, de trabajar por un mejor futuro para los trabajadores, mejores condiciones, un mejor bienestar, mayor equidad, por tal motivo debemos de ser coherentes al momento de elegir nuestros representantes que luchen por una sociedad más justa y equitativa y eso se tiene reflejarse en el bienestar para los trabajadores. Uno de los primeros y fundamental paso es luchar por la unidad que representa el proyecto del Pacto Histórico que en este momento está emergiendo y que debemos apoyar decididamente para transformar nuestra realidad y aspirar a nuevo proyecto de país.

Por: John Andrés Pérez
UNEB

Informativo Cut Bogotá Cundinamarca No. 198