UNIDAD Y RESISTENCIA POPULAR CONTRA EL PAQUETAZO NEOLIBERAL - A PREPARAR EL PARO NACIONAL DEL 28 ABRIL Y FORTALECER EL PACTO HISTORICO-

La complejidad del momento político, representado con el agravamiento de la crisis social y económica como imposición de medidas restrictivas por parte del Gobierno de Iván Duque al amparo de la emergencia económica y sanitaria en el marco de la pandemia, favoreciendo los intereses del gran capital, empresarios y sector financiero en detrimento de derechos y conquistas alcanzados por el movimiento sindical y popular; se complejiza con la adopción de Decretos como el 1174 que precariza el trabajo y el salario, al igual que la presentación ante el Congreso de la Republica del Proyecto de Ley 010, el cual profundiza la privatización de la salud y la radicación de la Reforma Tributaria, donde a partir de las recomendaciones de la “Comisión de expertos”, como direccionamiento de la OCDE, pretenden gravar con IVA artículos básicos de la canasta familiar y crear un impuesto para personas que devengan un salario superior a $1.500.000; medidas que se acompañaran con las Reformas Laboral y Pensional como pretexto para superar el déficit fiscal.

De la misma manera continua el genocidio continuado con el asesinato de líderes, lideresas sociales y ex combatientes de FARC firmantes de la paz, las masacres generalizadas, las detenciones arbitrarias, el desplazamiento forzado y la persecución de opositores políticos en el marco de la política de terrorismo de Estado; sumado a la perfidia a los procesos de paz, el incumplimiento a su implementación y la falta de voluntad política para el restablecimiento de la mesa de conversaciones con el ELN en oposición a la búsqueda de la solución política al conflicto social y armado.

Dicho panorama determino por parte del Comité Nacional de Paro y los 22 Comités Departamentales de Paro en su reunión ampliada realizada el pasado 1 de marzo de 2021, avanzar en el escenario de reactivación de la movilización y protesta social de calle, para confrontar las medidas regresivas del actual régimen por vía de una agenda de lucha unitaria iniciada con la radicación del pliego único del sector estatal agrupado en las tres centrales obreras, la presentación de más de 600 pliegos Municipales y Regionales de entidades públicas y de la Federación Colombiana de Educadores – FECODE el pasado 26 de febrero; la realización de la combativa movilización nacional del 8 de marzo “Día Internacional de la Mujer” en rechazo al incremento de los feminicidios y violencias basadas en género; la convocatoria de la cumbre social y política por renta básica del 11 y 12 de marzo, avanzando en la concreción junto con la Bancada Alternativa del Congreso de la Republica del Proyecto de Ley “Por medio del cual se crea el programa Renta Básica como política permanente de Estado en condición de derecho de ciudadanía y se dictan otras disposiciones”; la realización de la sentaton por la dignidad agropecuaria para denunciar la crisis de los trabajadores y trabajadoras del campo el 24 de marzo; la convocatoria del Tribunal Permanente de los Pueblos, el próximo 25, 26 y 27 como escenario de justicia desde los pueblos para juzgar y condenar graves crímenes contra la humanidad estableciendo la responsabilidad del Estado por acción u omisión; la realización de la movilización nacional el 9 de abril en el marco del “día nacional de las víctimas” exigiendo el respeto del derecho a la vida como bien supremo; la realización del encuentro nacional por la salud y la vida del 11 y 12 de abril por la exigencia de la derogatoria de la Ley 100 de 1993 y por un modelo alternativo de salud y seguridad social; todo ello como acciones de lucha en calentamiento y preparación del PARO NACIONAL DEL 28 DE ABRIL.

Dichas acciones de movilización se complementan con la concreción de la Convergencia Social y Política y el desarrollo del Pacto Histórico, suscrito inicialmente por 10 fuerzas políticas de izquierda y fortalecido con sectores que interactúan en la Multilateral a partir del llamamiento nacional a construir y fortalecer la unidad y la integración de las luchas sociales y políticas; teniendo como acciones previas la definición de compromisos al interior de cada una de las fuerzas coaligadas en torno al fortalecimiento de la agenda de movilización de calle, incorporando las problemáticas y requerimientos de la gente en sus territorios, la consolidación de confianzas en torno a la actuación conjunta en las próximas elecciones de 2022 con la configuración de listas unitarias para el Congreso de la República en perspectiva de una bancada alternativa, la definición de criterios hacia la convocatoria de una consulta multipartidista para la designación de un candidato o candidata única a la Presidencia y la cimentación de las bases hacia la construcción de un proyecto alternativo de poder contra hegemónico y anti sistémico, teniendo como antesala los acumulados históricos de resistencia, el ascenso de la lucha de masas y la construcción programática; hacia la transformación de la correlación de fuerzas como tránsito a las trasformaciones políticas, sociales y económicas que requiere el país.

En ese orden de ideas los esfuerzos y acciones de las fuerzas convergentes por configurar unas bases programáticas que respeten las posturas ideológicas y políticas, debe de incluir temas como la defensa de los acuerdos de “Paz de la Habana” y su implementación inmediata; la reactivación de la mesa de conversaciones con el ELN y el inicio de diálogos con expresiones del movimiento insurgente; la defensa de la vida rechazando los asesinatos de líderes y lideresas sociales, ex combatientes firmantes de la paz y las masacres generalizadas en desarrollo de la política de terrorismo de Estado; la confrontación a las políticas capitalista neoliberales y fascistas del Gobierno de Duque y que encuentran su expresión en el gobierno distrital de Claudia López en educación, seguridad, salud, vivienda, seguridad alimentaria, movilidad, etc.; la lucha contra la explotación minero energética y un medio ambiente sano, el rechazo a la presencia de tropas norteamericanas y la defensa de la soberanía nacional; incorporando a la vez las agendas de lucha desde los territorios y los pliegos de exigencias del movimiento sindical y social en movilización.

Por: Carlos Arturo García Marulanda
Coordinadora de Organizaciones Sociales – COS. Integrante del Comité Nacional de Paro.

Descarga las Pág. 4 y 5 del Informativo Cut Bogotá Cundinamarca