ALGUNAS CONCLUSIONES Y APORTES AL 8 DE MARZO COMO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA.

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX las obreras textileras y costureras de las fábricas del mundo se resistieron a las deplorables condiciones laborales e indignas en que trabajaban y desarrollaron marchas, mítines, cacerolazos y protestas desde Nueva York hasta todo el mundo, en Colombia Betsabé Espinal de 23 años, lo hace en la fábrica textil de Bello, Antioquia en 1920. Todo ello en el marco de las protestas por los tres ochos que el mundo obrero venía levantando a lo largo y ancho del planeta.

Todas exigen bajar las horas de trabajo, algunas los tres ochos, otras, por lo menos disminuir de16 horas a 10, como ocurrió en Bello. Exigen dotación, poder utilizar calzado para trabajar, aumento del salario, contra el acoso sexual y contra el trabajo infantil, incluso, exigen el derecho a ir al baño, situación que se agravaba cuando habían mujeres embarazadas.

Por los años 1857 en el mes de marzo, se registra una gran huelga y movilización, las mujeres de una fábrica de Nueva York realizan protestas en marzo y se empieza a tener en cuenta el mes para movilizarse.

En 1967 en el mismo mes, las mujeres de otra fábrica de textiles de Nueva York intentan crear un sindicato y finalmente son despedidas. Ello ocasiona una gran protesta que empieza a mover mujeres fuera de la ciudad y fuera del país. En 1908, 1909, se generalizan las protestas en las fábricas textiles en el mes de marzo en otras ciudades y países. Es en 1910, en el desarrollo de la Segunda Internacional de Mujeres Socialistas, realizada en Dinamarca, Copenaghe, Clara Zetkin junto con otras mujeres, entre ellas, Rosa Luxemburgo, presentan una Resolución que decía: "siguiendo el ejemplo de las camaradas norteamericanas se dedicará un día especial a las mujeres para promover el sufragio". , también se habló de las 8 horas de trabajo, de aumento salarial, descanso dominical, Mejores ambientes laborales, contra las condiciones deplorables de insalubridad. Contra el acoso sexual. Contra el trabajo infantil.

La propuesta fue aprobada en resolución firmada por más de 100 delegados/as de 17 países. De esa fecha en adelante, todos los años, las mujeres lideraron protestas y movilizaciones especialmente los 8 de marzo en muchos países.

En 1917, las mujeres rusas en Moscú llamaron a las calles en ese mes de marzo, unos días antes del estallido de la revolución, salieron a protestar por pan y contra la guerra, fue la movilización llamada pan y rosas. Se les unieron miles y miles de personas con el puño levantado.

Sólo hasta 1975, Naciones Unidas decide designar el 8 de marzo como el día Internacional de la mujer, pero, es a partir de éste año, que muchos gobiernos burgueses, aprovechando éste suceso de la ONU, aprovechan para hacer una gran propaganda para publicitar el 8 de marzo como un día comercial y se generalizó un día de regalos e invitaciones que desconoce el legado histórico que representa.

Por ello, los 8 de marzo deben ser como un primero de mayo, un día de movilización y concientización de hombres y mujeres sobre el papel histórico que han jugado las mujeres en la transformación de la sociedad y que sigue avanzando.

Les compartimos el siguiente texto de Clara Zetkin: “Sin la ayuda de los hombres, incluso contra la voluntad de los hombres, las mujeres se unieron bajo la bandera socialista, bajo esa bandera lucharan por su emancipación y el reconocimiento de sus derechos como seres humanos iguales.

Así como el capitalista subyuga al trabajador, el hombre subyuga a la mujer, que permanecerá subyugada mientras no sea económicamente independiente.

La esencia de la familia tradicional burguesa es presuponer al marido como proveedor y por lo tanto el jefe de la familia. La mujer es sirvienta privada y subordinada en la familia. Pero como resultado de la transformación de los medios de producción la mujer es ahora económicamente independiente, por lo que ambos cónyuges pueden mirarse de igual a igual. La igualdad es la base de ésta nueva relación ética entre la mujer y el hombre en la familia. La gran lucha en la que vastas masas de gente desafiarán vastos intereses financieros requiere que mujeres y hombres dediquen todo su esfuerzo y poder moral a ésta lucha.

Sólo junto a las mujeres, no excluyéndolas y por supuesto no contra ellas podrá el proletariado ganar ésta lucha”.

Tomado de un video ruso: “Tabarich”.

Y ésta hermosa frase ROSA LUXEMBURGO: Libro: “El voto femenino y la lucha de clases”

“El que es feminista y no es de izquierda, carece de estrategia. Quien es de izquierda y no es feminista, carece de profundidad”.

Por: Olga Victoria Rivera Avellaneda
Directora del departamento de la juventud y asuntos de la niñez CUT Bogotá Cundinamarca
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Descarga la Págs. 11 y 12 del Informativo Cut Bogotá Cundinamarca