contactos con mujeres gratis en Delicias México citas con mujeres solteras El Pueblito México citas gratis grupos Saltillo México Soledad de Graciano Sánchez México citas por internet mujeres busca mujer Morelia chats eroticos gratis Ciudad Hidalgo Naucalpan web para buscar pareja Monterrey mejor web de citas Villa Nicolás Romero contactos eróticos mujeres Martínez de la Torre me gustaria conocer gente Tijuana mujer casada chica de sexo madura gratis San Francisco de Campeche mejor sitio web de citas San José del Cabo chat mujeres maduras Villahermosa conocer gente García México app donde conocer personas Tepexpan amigos San Nicolás de los Garza hacer amigos a los 40 Navojoa hombre soltero busca esposa Frontera conocer gente busco mujer soltera en Ciudad Cuauhtémoc México sexo amateur Guadalajara mujer madura busca pareja Manzanillo conocer mujeres conocer amistad gratis Cárdenas escort independiente Tultepec conocer la gente Delicias conocer mujeres solas Tepatitlán de Morelos personal matchmaking service in South Perth Australia Текстовые 约会你附近 嘉義市 WhatsApp другой мобильный телефон шпионит quantitative credit trading strategy

En los noticieros de la narco-corrupta clase que detenta el poder, brillan por su ausencia las verdaderas causas de la protesta y los verdaderos culpables.

Tema central de las noticias, ha sido el de los culpables; los medios no ahorran tinta ni recursos señalándolos; destacan el sufrimiento de la policía victimizada, los proyectos oficiales frustrados, y todas las desgracias del país, por culpa del paro. Según ellos, por su culpa, se produjo el aumento de contagios y muertes, no pudieron circular ambulancias, ni llegar alimentos, quebraron las empresas y por lo tanto también es culpable del desempleo, de la desigualdad social y hasta de haber perdido al futbol con Brasil. Las víctimas son los policías muertos y heridos, a las ciudades se las tomaron los vándalos y de resumen de los noticieros aparece el comandante o el ministro asegurando la protección a la ciudadanía con apego a la constitución y escudando el criminal accionar de la fuerza pública, tras un ridículo y supuesto complot ruso-chino-cubano-venezolano, con el ELN y las disidencias de las FARC, con Petro a la cabeza en contra del gobierno y la democracia que representa.

En los noticieros de la narco-corrupta clase que detenta el poder, brillan por su ausencia las verdaderas causas de la protesta y los verdaderos culpables. Nada se dice del pésimo manejo de la pandemia, ni del calamitoso estado de la salud pública, ni que las EPS al no ser el COVID buen negocio, no lo atienden, menos que el Gobierno aprovechando cuarentenas, intentó terminar de imponer sus políticas de más impuestos, privatización de la salud, supresión de pensiones y derechos laborales, etc. Tampoco mencionan las causas del estallido social que se venía gestando desde antes del 21 de noviembre de 2019 interrumpido por la pandemia, reanudado a partir del 28 de marzo bajo la consigna de paro nacional; pero en lo que si insisten es que no tiene justificación, y que quienes protestan son solo vándalos y desde luego, objetivo de la represión.

En contraste, para la gente de a pie, con su indignación acumulada, el paro si es justo y se constituyó en válvula de escape de la inconformidad represada en tres largas y corruptas décadas de neoliberalismo en su contra, pues es la que afronta el desmonte y mercantilización de derechos como: la salud y las pensiones, el deterioro y privatización, de la educación pública, y la permanente alza en el costo de vida; más la avalancha de impuestos. Además, existen otros motivos sensibles a la población como: la defensa de los recursos naturales, la tramposa venta de los activos de la nación en sectores como las telecomunicaciones, y las electrificadoras, negocios privados que constituyen una entrega de la soberanía nacional.

Y como si fuera poco, los incumplimientos a importantes segmentos de la sociedad, entre ellos, los indígenas y distintas minorías, los campesinos, y los camioneros entre otros. Hechos que sumados al incumplimiento de los acuerdos de paz suscritos con la insurgencia de las FARC que benefician a toda la sociedad, el tratamiento militar y penal a la protesta social, los abusos de la policía, los asesinatos de líderes sociales y excombatientes, son motivos más que suficientes para la protesta popular, la cual, además es un derecho constitucional.

Esos culpables no aparecen y lo peligroso de esto, es que esta falacia se fabrica siguiendo el libreto hitleriano de la repetición de una mentira hasta convertirla en verdad, ya ensayado en Colombia en la violencia liberal conservadora que sembró el país con más de trescientas mil tumbas y que en las jornadas del paro nacional ya sobrepaso la cifra de 70 muertos, cientos de desaparecidos cuyos cuerpos mutilados han comenzado a aparecer, torturas, y otras miles de trasgresiones a los derechos humanos, cuyas evidencias, señalan a los organismos del estado y paramilitares protegidos por estos; y que, a no ser por la más amplia unidad en la movilización popular y la denuncia internacional, podríamos estar ad portas de la fascistización total del país y la continuidad del baño de sangre, ante el cual con seguridad nos seguirán diciendo: los culpables son los del paro.

Por: Juan G. Salguero J.
Afiliado a la OCP

Descarga en PDF