A finales de 2019 más del 61% de la población ocupada a nivel mundial subsistía gracias a la economía informal que existe en todos los países, más allá de su nivel de desarrollo socio-económico. Según cifras de la ONU al 2019 en el mundo, el 50% de las mujeres en edad de trabajar se encuentraban activas laboralmente y de éstas el 62% lo hacía en el sector servicios, el 25% en agricultura y el 13% en el sector industrial, siendo muy marcadas las desigualdades de género en el mercado laboral.

Actualmente, la crisis laboral que atraviesa el mundo, debido a la pandemia que estamos enfrentado, agudizará cada vez más las oportunidades laborales para la mujer trabajadora; Oliver Azuara, especialista senior en la División de Mercado Laboral del BID, aseguró que ningún otro fenómeno había destruido tantos empleos en la historia reciente: “Entre febrero y mayo se perdieron 29,4 millones de trabajos formales en Latinoamérica (5,4 millones en Colombia); por cada puesto de trabajo formal se perdieron cinco informales”.

Leer más: EMPLEO INFORMAL, RIESGO POR NECESIDAD

En la segunda mitad del siglo pasado, las masas populares en sus movilizaciones, fueran grandes o pequeñas, retumbaba la consigna “CON LA COMBINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE LUCHA…VENCEREMOS”. Entusiastas, combativas y unitarias esas movilizaciones. Con toda la variedad de métodos y acciones avanzaba la lucha contra de despotismo de los empresarios y sus gobiernos pro imperialistas.

Era una manifestación clara de la lucha de clases. La unidad sindical y popular era cada vez más creciente. Las movilizaciones tomaban carácter de paro general. Vale recordar hace 43 años el histórico e inolvidable PARA CIVICO NACIONAL -14 de septiembre de 1977.

En el inocultable retroceso de esas manifestaciones cívico populares, tuvieron que ver factores especialmente provenientes de la lógica reacción del principal enemigo: El gran capital. Este no tenía alternativa diferente que apartar, a como diera lugar, el dinamismo de lucha de las masas, que tenía como consigna central “CON LA COMBINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE LUCHA…VENCEREMOS”, que se convertía en una real amenaza para el régimen. ¡Lo lograron! No desaparecieron la consigna. ¡Nos la arrebataron! Y, claro, la trasformaron: El gran empresariado, en vez de gritarlas, las aplicaron.

No tenían que dotarse de armas, contaban con ellas. Sus fuerzas bien armadas y formadas por los gringos, en la “escuela de las américas”. La mentira, el chantaje, la amenaza se acentuaron a través de sus medios de comunicación. Además, cuentan con un grado de organización fuerte hasta ahora. Las organizaciones gremiales empresariales son poderosas. Son las que imponen sus gobiernos, conformados por su selecto grupo de delincuentes –dicen cerca de 50 familias-. Con ellos las cúpulas clericales.

Esa política reaccionaria hace que la lucha pacífica de masas no sea posible. La dominación se impone siempre con la violencia. Elecciones democráticas, trasparentes, libres: ¡NO!. El fraude se impone. En salud, educación, vivienda, trabajo, etc. la corrupción campea.

El terror ocasionado por los gobiernos, utilizando toda su estructura narcoparamilitar, con aparatos, en su época el MAS, después el DAS, las Autodefensas Unidas de Colombia “A.U.C.”, hoy llamadas Bacrin, “Águilas Negras”, CONVIVIR –Hay identificados más de cien grupos-, con sus mercenarios “trabajando”. Con amenazas, secuestros, falsos positivos, destierros, asesinatos, masacres y muchos dirigentes exiliados, delitos calificados como crímenes de Lesa Humanidad y de manera selectiva dirigidos contra toda opinión, sector u organización política de oposición real al régimen. Más de 5.000 dirigentes sindicales de la CUT, defensores de DDHH, militantes de movimientos o partidos políticos, como la UNIÓN PATRIOTICA y del Partido Comunista, han sido y continúan siendo asesinados. Volver trisas los acuerdos de la Habana, no solo incumpliéndolos sino asesinando a los exguerrilleros, que de buena fe creyeron que el gobierno cumpliría. Así aplican la “combinación de todas sus formas de lucha”.

Es la relación directa CLASE POLITICA – PARAMILITARISMO – VIOLENCIA POLITICA. Clara manifestación de “LA COMBINACIÓN DE TODAS SUS FORMAS DE LUCHA” que significa guerra, violencia, crimen, terror = FASCISMO.

Para el capital: ¡VIVA LA COMBINACIÓN DE TODAS SUS FORMAS DE LUCHA!

Todas sus prácticas fascistas han encontrado la resistencia de un valeroso pueblo y creemos que el fin de su cuarto de hora está cerca. Este es momento histórico para hacer de la movilización la tarea fundamental. La disposición de lucha se generaliza y la clase obrera, trabajadores estatales, mujeres, estudiantes, cerca de tres millones de pensionados, campesinos, indígenas avanzamos en los procesos de UNIDAD Y MOVILIZACIÓN.

La Colombia libre, soberana, en Paz con Justicia Social es posible. La solidaridad de los pueblos hermanos está presente.

Por: Alfonso Ahumada
Presidente OCP

Informativo Cut Bogotá Cundinamarca Pág. No. 5 Edición No.191

Desde la legislatura pasada, los partidos políticos en cabeza del Centro Democrático y Cambio Radical, han radicado una andanada de proyectos de ley de reformas, no estructurales o de reformas que busquen reglar la ley Estatutaria en Salud –Ley 1751 de 2015. Por el contrario, el 98%, salvo dos proyectos presentados por el partido Liberal, todos van encaminados a fortalecer aún más la ley 100 de 1993, Ley que tiene un rango mucho menor a la Ley Estatutaria en Salud.

Estos proyectos se presentan como el gran avance en la reforma al sistema de Salud, dignificando y fortaleciendo el precepto de que la Salud es un Derecho Fundamental, como esta en los Artículos 1, 2 de la ley 1751 de 2015; Pero que en el fondo busca burlar este Derecho y fortalecer aún más la intermediación financiera, al servicio de los mercaderes de la Salud y sus jugosas ganancias.

Leer más: REFORMAS EN TIEMPOS DE PANDEMIA EN SALUD.

Iniciamos nuestro encuentro de hoy, socializando la trascendencia política y jurídica de la sentencia 1680 de junio de 2020, pues con este fallo la corte suprema de justicia no solo reconoce la huelga como un derecho humano y fundamental, sino que abre la posibilidad para que pueda ejercer en servicios públicos esenciales.

Bajo la sentencia 1680 de junio de 2020, la corte suprema de justicia reactiva el derecho a la huelga, como un medio legítimo con el que cuentan los trabajadores para defender sus intereses. Con este fallo, se resuelve, en un solo pronunciamiento, reiterados reclamos del sindicalismo a nivel nacional.

José Gregorio Hernández, exmagistrado corte constitucional: “La sentencia tiene importancia porque distingue claramente entre el ejercicio del derecho de huelga y el derecho al debido proceso del empleador, porque se ha delegado en algunos casos que tiene que respetarse en ese trámite como si tratara de un proceso con miras a una sanción en el que se debe respetar el derecho al debido proceso, porque no se trata de un proceso o de una sanción sino del ejercicio de un derecho que tienen los trabajadores y eso lo deja muy claro la sentencia de la corte suprema de justicia ".

En esta sentencia, la corte suprema también hace una distinción entre actividad y servicio, y concluye que si bien la salud, en este caso, es como un servicio público esencial, el derecho de huelga no es que esté prohibido a todo el personal de las Eps o Ips, o todos los profesionales de la salud, sino que su restricción recae estrictamente sobre aquellos servicios cuya interrupción pongan en peligro la salud y la vida de las personas.

José Gregorio Hernández, exmagistrado Corte Constitucional: “Como lo declara el artículo 95 de la constitución política, el ejercicio de los derechos implicados, así como no hay otras personas en sus derechos o el orden jurídico, por eso el proceso mediante el cual se lleva a cabo cualquier trámite de limitaciones de derechos tiene que ajustarse por supuesto a las limitaciones generales que establece la constitución”.

En efecto, la sentencia 1680 además de reconocer a la huelga como derecho humano y fundamental, también resuelve temas como la posibilidad de huelgas en servicios públicos esenciales, la eliminación de requisitos en las huelgas diferentes a la contractual, la ampliación de las tipologías de las huelgas permitidas en Colombia y la actualización de recomendaciones de la OCDE, elementos, sin lugar a duda, especificaciones a favor de los trabajadores y los sindicatos del país.

Por: Fecode

Informativo Cut Bogotá Cundinamarca Pág. No. 2 Edición No.191

Subcategorías